Skip to main content

Ley sobre los notarios públicos

December 7, 2011

Jessica Rocha (i) en compañía de la abogada Kate Woomer Deters

Jessica Rocha (i) en compañía de la abogada Kate Woomer Deters/P.J

RALEIGH- Gracias a la entrada en vigencia el pasado mes de noviembre de una ley aprobada recientemente por la Asamblea Legislativa de Carolina del Norte, todas aquellas personas que practiquen las leyes y cobren por hacerlo sin ser abogados estarán expuestos a demandas, y de resultar culpables, serán castigados de un delito de clase 1.

Por Paola Jaramillo

Para saber dónde buscar ayuda

Llame al 919- 861-2072

“Esto recae sobre todo en los notarios públicos que cobran por llenar documentos para realizar trámites migratorios y terminan metiendo en serios problemas a sus clientes”, explicó a La Conexión Kate Woomer Deters, directora/ abogada del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de el Centro de Justicia de Carolina del Norte.

 “En el pasado había maneras de castigar a estas personas, pero con la nueva ley es más fácil, porque es clara al decir que una persona lo puede demandar si está actuando como abogado sin serlo y cobrando por ello”.

leyes diferentes

Las leyes en Carolina del Norte son diferentes a la gran mayoría de países latinoamericanos.  “Bajo las leyes estatales, un notario es una persona que luego de haber realizado un curso que dura 6 horas, puede jurar que la persona que está solicitando sus servicios dice la verdad y lo verifica con su firma. No está autorizado para llenar formularios migratorios, ni dar consejo legal y cobrar por ello. Eso sólo lo puede hacer un abogado”, aclaró Woomer.

Igualmente, comentó que en otros casos hay personas que no son abogados pero que están autorizados por el BIA, Board of Immigration Appeals, por su nombre en inglés, un cuerpo administrativo del Departamento de Justicia que luego de un serio, largo y complicado proceso, entre otras funciones, acredita a organizaciones y representantes de las mismas para realizar esta labor.

“En Carolina del Norte hay entre 8 y 10 personas y todos trabajan para organizaciones sin fines de lucro e iglesias que no cobran por sus servicios”, explicó la abogada.

Por quÉ acuden  a notarios

Para Woomer, es difícil determinar los motivos que llevan a un inmigrante a buscar la ayuda de un notario en vez de un abogado y la razón simple está relacionada con los altos costos. “Los abogados cobran más, la gente no sabe dónde encontrarlos y la gran mayoría no habla español, pero la razón menos inocente es que los notarios están en las tiendas, más cerca a la comunidad. Para ellos todos pueden calificar para un beneficio, mientras que un abogado sabe quién califica y quién no; y como están las leyes, casi nadie califica para nada”.

“Muchas veces ellos (los notarios) piensan que están calificados porque ven simples los formularios, pero no es así, y saber si la persona puede recibir un beneficio es complicado”, aportó la asistente de la abogada, Jessica Rocha.

RenovaciÓn del TPS

En vista de la nueva ley y haciendo un llamado de atención a la comunidad para que no se deje engañar, tanto la litigante como Rocha están preocupadas por los engaños que se puedan presentar.

“La recomendación es que busquen un abogado”, dijo Rocha, “no queremos que se metan en problemas por solo entregar unos papeles”. “Cuando se envía un formulario a inmigración ya todo queda en el sistema y se corre un gran riesgo de que si no son aprobados pueda ser deportado. Ya no es como antes, ahora todo queda registrado” recordó Rocha.

Para concluir, Woomer recalcó que bajo la nueva ley, las personas pueden demandar, ya sea buscando información en El Centro de Justicia de Carolina del Norte, la Barra de Abogados estatal o en la oficina del Fiscal estatal, aunque también pueden realizar la demanda en la corte de pequeños casos civiles.

Publicidad:

Premium Drupal Themes by Adaptivethemes
[/codefilter_code]