Fuente: Carlos Aragao
08/18/2016

La compañía Phinergy de Israel y Alcoa de Estados Unidos están desarrollando una batería de aire-aluminio, que pudiera dar a un vehículo eléctrico un potencial de alcance de 1,000 millas, solo con paradas para una recarga de agua cada 300 millas.
Estas baterías producen electricidad a partir de la reacción del oxígeno en el aire en conjunto con el aluminio.
Phinergy es un desarrollador líder en cero emisiones y sistemas de alta densidad de energía basados en tecnologías de energía del metal en el aire, sobre todo de aluminio-zinc-aire, que emplea a 40 personas, y Alcoa es el mayor productor de aluminio del mundo con cerca de 59.000 empleados.
Las dos compañías firmaron un acuerdo de cooperación en 2013 y desde entonces han desarrollado un nuevo motor de aluminio para vehículos eléctricos.
Alcoa ya colabora con la industria automotriz. Recientemente ha iniciado la fabricación de piezas de aluminio para reemplazar las piezas de acero pesado en ciertos modelos de Ford. Phinergy es la única empresa que fabrica baterías de zinc-aire -aluminio.
Las baterías de automóviles comunes almacenan oxígeno en una amplia parte del dispositivo llamado el cátodo, mientras que la batería de Phinergy absorbe el oxígeno del aire ambiental y elimina la necesidad de un voluminoso cátodo. A diferencia de otras baterías convencionales, las de aluminio pueden ser almacenadas durante décadas sin degradación.
El sistema de batería de aire de aluminio, utiliza la energía liberada a través de la reacción de aluminio y agua con el oxígeno con el fin de generar electricidad, utilizando un catalizador a base de plata con una única estructura.
Los grandes problemas de los vehículos eléctricos son su autonomía, y los consumidores lo ven como un problema, ya que los costos de recarga son parecidos al de un vehículo de gasolina, ya que la factura de electricidad aumenta considerablemente, y al paso de los años las baterías quedan obsoletas y su recambio es costoso.
Pero las nuevas tecnologías están avanzando, y en las próximas décadas los vehículos eléctricos estarán a la par de ventas con los de gasolina, lo que seguramente favorecerá a las grandes ciudades y al medio ambiente.


332 Me alegra 331 Me gusta 331 Me enoja 331 No me gusta

Bienvenido a LaConexión