Fuente: Carlos Araago
09/28/2016

Toyota Motor Corp. está realizando grandes inversiones en el diseño y fabricación en América del Sur apostando a la recuperación económica de la región. 
Toyota está mejorando su planta de piezas en Brasil, que se abrió en 1962, como la primera fábrica de la compañía construida fuera de Japón. También ha inaugurado un nuevo Centro de Investigación Aplicada en el lugar y construido un centro de diseño de productos Toyota por primera vez en América Latina.
El fabricante de automóviles ha invertido $14.3 millones para ampliar la planta de Brasil en Sao Bernardo do Campo.
Toyota quiere ampliar su participación como productor en América Latina desde hace mucho tiempo, para poder competir mejor en un mercado que es dominado por Ford, General Motors, Volkswagen y Fiat. Parte de su estrategia es una reorganización e inversión en las operaciones locales de Toyota durante la recesión económica de la región, visualizando estar lista cuando el mercado empiece a crecer otra vez.
En Sao Bernardo do Campo la planta que emplea a 1.400 personas en tres turnos, fabrica piezas para los modelos Corolla y Etios y también partes para exportación a los Estados Unidos para el montaje en vehículos como el sedán Camry. 
El proyecto de inversión incluye un nuevo Centro de Investigación Aplicada para llevar a cabo el trabajo sobre nuevos productos, compras, problemas de la cadena de suministro, el desarrollo de accesorios, el cumplimiento de la regulación y control de calidad.
Un centro de diseño de producto separado, el primero de la compañía para la región, ayudará a Toyota producir vehículos mejor adaptados a la demanda local, informó la compañía en un comunicado.
La campaña de Toyota es aumentar las ventas en los mercados emergentes. Con la rápida expansión de las poblaciones y una creciente clase media, los mercados ayudarán a determinar a los ganadores del futuro de la industria automotriz.
Sacar ventaja del crecimiento en Brasil es un proyecto a largo plazo. La economía de este país ha sido un pantano y las ventas de vehículos nuevos han frustrado la mayoría de los fabricantes de automóviles. Los registros de las ventas de vehículos nuevos para la primera mitad de 2016 fue el más bajo en una década, y se proyecta que 2016 va ser el tercer año de descenso en la industria de vehículos del país.


143 Me alegra 141 Me gusta 141 Me enoja 140 No me gusta

Bienvenido a LaConexión