Fuente: Carlos Aragao
01/05/2017

Lo primero que sorprende a cualquier extranjero que visite Cuba, es la impresionante cantidad de autos antiguos, la mayoría clásicos, que circulan por las calles. Casi todos los modelos tienen procedencia norteamericana, que paradójicamente, es la principal responsable de tan curiosa situación.
Cuando en 1959 Fidel Castro tomó el poder en la isla, el gobierno de Estados Unidos empezó el embargo económico y comercial a Cuba.  
A pesar de que el gobierno cubano pudo desarrollarse en muchos otros aspectos, el parque automotor simplemente se detuvo en el tiempo ante la inviabilidad de adquirir modelos nuevos.
Es por eso que son pocos los autos que conservan sus partes originales. De hecho, son pocos los que pueden decirse estar en adecuadas condiciones de mantenimiento porque hasta un Cadillac puede servir como taxi. Pero la labor de mantener sus medios de transporte que para otros son verdaderas joyas motrices ha convertido a muchos cubanos en unos apasionados de la restauración, o cuando menos, en empíricos mecánicos.
El problema de los repuestos para un país bloqueado por una superpotencia es grande, y si son repuestos para autos antiguos resulta casi una tragedia. Al no existir repuestos ni partes originales, muchos mecánicos apelan al ingenio para solucionar los problemas que se presenten. Para mayor comodidad, muchos propietarios adaptaron su coche con otros motores, con lo que abarataron los costos comparados con el gasto de mantener a un motor V8. Para muchos, el modelo más sencillo de mantener es el Chevrolet de 1951, una vez que los rusos construyeron un motor de características similares.
Sobre la carrocería, no son muy comunes los arreglos por accidentes, que son muy raros en el país.
A pesar de las dificultades que pasan los cubanos para mantener sus autos, su única propiedad, no escatiman esfuerzos para mostrar con orgullo al mundo sus obras de arte moderno. Por toda Cuba, y especialmente en las zonas marginales, se pueden encontrar autos clásicos en un estado envidiable.
 La valoración de estos autos es mayor al de otros países porque detrás de éstos existe toda una historia familiar enriquecida cuando menos desde hace 40 años. Parte de la historia de Cuba está puesta sobre sus coches.


270 Me alegra 268 Me gusta 270 Me enoja 286 No me gusta



2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión