Fuente: EFE
05/17/2017

Austin (TX), 17 may (EFEUSA).- El Senado de Texas respaldó hoy una propuesta de ley que, a falta de un trámite, anulará las regulaciones locales que limitan la presencia de las compañías de transporte privado Uber y Lyft y establecerá un marco para reglamentar este sector en el estado de la estrella solitaria.

La norma, que ahora se dirige al escritorio del gobernador, el republicano Greg Abbott, permitirá el regreso de ambas aplicaciones tecnológicas a la capital de Texas, Austin, una ciudad que impuso unas normas hace exactamente un año que Uber y Lyft se negaron a cumplir, iniciando un largo pulso con las autoridades municipales.

Concretamente, la capital texana obligó a estas compañías californianas a someter a sus conductores a un registro de antecedentes penales a través de la huella dactilar, un sistema que las compañías calificaron de "obsoleto" y lamentaron que dificultaba la contratación.

Sin embargo, Austin defendió que se trata de un mecanismo que tiene como objetivo detectar a posibles criminales que quieran operar como chóferes, poniendo en riesgo a los pasajeros que utilicen sus aplicaciones.

Uber y Lyft invirtieron entonces más de ocho millones de dólares en una campaña (sin precedentes en Austin) para revocar la medida e incluso ofrecieron trayectos gratuitos para ir a votar el día del referendo, pero el 56 % de los que acudieron a las urnas apoyaron inesperadamente la iniciativa gubernamental.

Tras esta votación, las dos empresas californianas cumplieron con su amenaza de abandonar Austin, la ciudad que más crece en el país convertida en una meca para empresas emergentes.

El vacío que dejaron atrajo a otras aplicaciones con un servicio similar, como RideAustin, Getme o Fasten, que sí que cumplen con las reglas locales.

Con la medida aprobada hoy con los republicanos a favor y los demócratas en contra (20-10), la HB100, Texas establecerá un marco estatal para reglamentar este sector y deshará las normas locales que ambas empresas indicaron que eran "excesivamente molestas" para sus modelos de negocio.

Así, el proyecto requerirá que estas empresas tengan un permiso del Departamento de Licencias y Regulaciones de Texas y paguen una cuota anual para operar en todo el estado.

Asimismo, pedirá a Uber y Lyft realicen anualmente controles locales, estatales y nacionales de antecedentes criminales de los conductores, con la diferencia de que las huellas dactilares no serán necesarias.

A pesar de haber votado a favor, el senador estatal Don Huffines expresó su preocupación mediante un escrito de que esta legislación sofoque el libre mercado por intervencionista.

"Las regulaciones gubernamentales son un pobre sustituto de las fuerzas del mercado y la responsabilidad personal", apuntó Huffines, que lamentó la "oportunidad perdida" para fomentar la innovación.

Los promotores del proyecto, por contra, defendieron que es una norma que prevendrá de los municipios "demasiado proteccionistas".

"Un marco estatal para compartir viajes ayudará a atraer mayores oportunidades económicas y ampliar el acceso a opciones de transporte seguras y confiables a más texanos", apuntó en declaraciones al Texas Tribune Safraz Maredia, directora general de Uber en ese estado.

Tras dejar de operar en Austin, Uber también amagó con una salida de Houston por la aprobación de ordenanzas similares a las de la capital, aunque finalmente no cumplió con su amenaza.

La compañía sí llegó a abandonar San Antonio en 2016, pero a los pocos meses alcanzó un acuerdo con las autoridades locales y regresó.


17 Me alegra 19 Me gusta 18 Me enoja 17 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión