Fuente: EFE
05/19/2017

Teherán, 19 may (EFE).- Los iraníes acudieron hoy a las urnas con la crucial misión de decidir si renuevan su confianza en el actual presidente, el moderado Hasan Rohaní, y su proyecto aperturista pese a que las altas expectativas creadas hace cuatro años no se han cumplido.

La otra opción en las presidenciales es dar un golpe de timón hacia el conservadurismo que representa el clérigo Ebrahim Raisí, un rival de enjundia, defensor de los principios islámicos de Irán, escéptico con Occidente y cercano al líder supremo, Alí Jameneí.

El resultado puede suponer un gran cambio tanto sociocultural como en las relaciones internacionales de Irán, que salió de su aislamiento gracias al acuerdo nuclear firmado con el Grupo 5+1 en en julio de 2015, el gran triunfo de Rohaní.

En un último intento de animar a los indecisos, el presidente iraní insistió en lo trascendental de la cita electoral al depositar su voto: "El pueblo determina su destino, el de sus hijos e incluso el de las próximas generaciones", aseguró.

Más de 56 millones de iraníes están convocados a las urnas en esta jornada para elegir al futuro presidente y también a los representantes de los Consejo Municipales.

La elevada participación, que obligó a las autoridades a ampliar el horario de votación, podría beneficiar a Rohaní, pero otras presidenciales iraníes del pasado recuerdan que las sorpresas pueden ser mayúsculas.

Aunque parte como favorito, si es derrotado se convertiría en el primer presidente desde la instauración de la República Islámica -en 1979- en no encadenar dos mandatos.

"Rohaní ha trabajado cuatro años, tenemos que darle la oportunidad de que siga su vía como hicieron los otros presidentes", dijo a Efe Masume, una ama de casa de 54 años.

Mientras rellenaba las papeletas junto a su hija en el centro religioso y cultural Hoseiniye Ershad, Masume defendió que Rohaní "tuvo mucho éxito" con el acuerdo nuclear, que permitió el levantamiento de las sanciones contra Irán a cambio de limitar su programa atómico.

Esta es una de las principales bazas del actual presidente, quien destaca el fin de la sanciones y la llegada de inversión extranjera -aun escasa- como los principales factores que garantizarán el despegue económico de Irán.

Irán pudo crecer el año pasado un 8 % y reducir la inflación del 40 % (en 2013) a un 9,5 %, pero el desempleo subió hasta el 12 % y afecte a un tercio de los jóvenes, siendo este el punto débil aprovechado por su rival Raisí.

Rohaní también apeló durante la campaña al miedo, a la restricción de libertades si gana Raisí, aunque durante su primer mandato los avances en este campo no han sido tan radicales como muchos esperaban.

Las libertades personales y la economía fueron las principales preocupaciones expresadas por los votantes, un dilema que en el caso del segundo factor dividía a los ciudadanos.

Said, un abogado de 28 años y en paro, marcó como prioridad "solucionar el desempleo de los jóvenes" pero indicó a Efe en un colegio electoral de la céntrica zona de Hafte Tir que confía de nuevo en Rohaní porque cree que su proyecto va a dar sus frutos.

No opinaba lo mismo Zahra Mohamadí, de 60 años, para quien el único que puede solucionar los problemas económicos del país y preocuparse de las clases desfavorecidas es el clérigo conservador.

"Trabajará para acabar con el desempleo juvenil, los problemas de la vivienda y la carestía", aseguró tras sufragar en un centro del barrio popular de Mojtarí, en el sur de Teherán.

Raisí ha prometido crear un millón de puestos de trabajo al año y fomentar la producción nacional con medidas más cercanas a la autarquía.

Junto a Rohaní y Raisí compiten en las presidenciales los exministros Mostafa Mirsalim y Mostafa Hashemitaba, pero sus posibilidades son consideradas nulas.

En el norte y el centro de Teherán, de clase media y alta, los votantes se inclinaban claramente por el clérigo moderado, mientras que en el sur la competición estaba más disputada.

Tras el cierre de los colegios electorales, comenzará el recuento de votos y el anuncio gradual de los resultados, que se espera den la victoria en primera vuelta a uno de los dos favoritos.

Ante la patente división, y con el recuerdo de las protestas de 2009 todavía fresco en la memoria, tanto Rohaní como Raisí han llamado a la calma.

El presidente pidió a los ciudadanos ayudar "con unidad y empatía" al candidato que salga elegido, mientras que su rival instó a "aceptar el resultado de las elecciones sea cual sea".


8 Me alegra 6 Me gusta 7 Me enoja 8 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión