Fuente: Berenice Malagón
07/05/2017

Raleigh, N.C. 30 junio 2017-Tras haber sido aprobada unánimemente por ambas cámaras de la Asamblea General de Carolina del Norte, la ley 243, también conocida como STOP, también ha sido firmada por el gobernador Roy Cooper el día de hoy para combatir la crisis por venta y consumo de opio en el estado.

De acuerdo a las cifras demográficas, los hispanos están en el cuarto lugar en el consumo de opio con el 1.2%, la comunidad india en el tercer sitio con el 1.5%, la comunidad afroamericana con el 6.9% en el segundo lugar y los caucásicos ocupan el primer sitio con el 89.6%.

"La adicción y sobredosis de opio han devastado la salud física y mental de miles de residentes de Carolina del Norte, dañando a nuestra gente y a nuestra economía, por lo que estamos tomando medidas para combatirla", dijo Cooper. "Con esta legislación y el nuevo Plan Estatal de Opioides, estamos dando importantes primeros pasos para detener la epidemia de opio".

"La Ley STOP, que significa Ley de Fortalecimiento de la Prevención del Uso Indebido de Opiáceos, busca ayudar a frenar los niveles de epidemia y de adicción a los opiáceos y sobredosis en Carolina del Norte, a través de varias disposiciones claves, incluyendo el fortalecimiento de la supervisión y endurecimiento del surtimiento de las recetas de opio, exigir que las farmacias comprueben la base de datos de recetas antes de prescribir opioides a los pacientes, un límite de cinco días en las prescripciones iniciales para el dolor agudo, con exenciones para el dolor crónico, el cuidado del cáncer, los cuidados paliativos o el tratamiento asistido por medicamentos para trastornos por uso de sustancias y ahorrar vidas gracias a un mayor acceso a naloxona que puede revertir la sobredosis de opioides", indicaron autoridades gubernamentales.

Durante la firma de la ley STOP Cooper estuvo acompañado por el Fiscal General Josh Stein; la Secretaria de Salud y Servicios Humanos Mandy Cohen; el Secretario de Seguridad Pública de Carolina del Norte, Erik Hooks.

También estuvo presente Marsha Gintis, madre de Drew Gintis, un estudiante de la Escuela Secundaria Athens Drive en Raleigh, a quien se le prescribió opiáceos para tratar una lesión que sufrió mientras era capitán del equipo de lucha de la escuela. Gintis se convirtió en adicto a los opiáceos y finalmente murió de una sobredosis. "La historia desgarradora de Drew no es inusual e historias como ésta de familias de Carolina del Norte de todas las clases sociales nos empujan a tomar medidas", dijo el gobernador Cooper.

De acuerdo a datos oficiales, más de 12 mil habitantes del estado han perdido la vida por sobredosis de opiáceos desde 1999, y las muertes por sobredosis relacionadas con los opiáceos han aumentado en más del 800 por ciento en el estado hasta 2016. Según datos del DHHS, en 2016, las muertes relacionadas con opioides aumentaron 20 respecto al año anterior. Si esa tasa continuara, Carolina del Norte podría esperar perder más de 1,500 vidas adicionales por año a la sobredosis de opiáceos para 2021.


114 Me alegra 111 Me gusta 113 Me enoja 112 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión