Fuente: EFE
07/17/2017

Pekín, 17 jul (EFE).- Las autoridades chinas mantienen bajo férreo control la vivienda del fallecido nobel de la Paz, Liu Xiaobo, y de su viuda, Liu Xia, en Pekín, con un dispositivo formado por varios hombres de seguridad y un furgón de policía a las puertas, según constató hoy Efe.

De momento, se desconoce dónde se encuentra la viuda, cuyo frágil estado de salud preocupa a sus amigos y allegados, pero su vivienda en Pekín está bajo estricta vigilancia.

Varios reporteros de Efe trataron de acceder hoy a su apartamento, pero fueron bloqueados por un joven a las puertas del portal, quien, sin identificarse, pidió a los periodistas que solicitaran una autorización al personal encargado de la urbanización.

Al preguntar por qué se necesitaba registrarse para acceder a este portal cuando en el resto la entrada es libre, el joven insistió en que era un "piso privado".

Entonces, varios hombres, que dijeron pertenecer a la administración de la urbanización (la mayoría de ellos sin uniforme), amenazaron a los periodistas para que borraran las imágenes que habían tomado de los exteriores o de ellos.

Los hombres tomaron del brazo a los informadores, a los que empujaron, antes de llamar a la Policía y los agentes retuvieron a los reporteros durante media hora para verificar sus credenciales.

Los miembros de las fuerzas del orden aseguraron que se necesitaba una autorización especial para acceder a esta urbanización y reclamaron a los periodistas que se disculparan ante el grupo de "seguridad" por las fotografías.

Preguntados por la violencia mostrada por estas personas, la Policía insistió en que los reporteros estaban trabajando de "forma ilegal" y que el grupo sólo estaba "defendiéndose" para proteger su imagen.

La intimidación y persecución a los periodistas que han estado cubriendo el caso del nobel de la Paz Liu Xiaobo, fallecido el pasado jueves bajo custodia, han sido una constante, según denunciaba en un reciente comunicado el Club de Corresponsales Extranjeros de China.

En la ciudad de Shenyang, donde el nobel falleció, varios hombres seguían a cada uno de los periodistas que se habían desplazado a la urbe para cubrir el caso hasta cuando éstos iban al baño o a cenar, prácticamente casi las 24 horas del día.

Liu Xia, la viuda del nobel e intelectual chino, ha pasado los casi últimos siete años en arresto domiciliario sin haber sido acusada de ningún delito, y en este tiempo tampoco se permitió que periodistas o amigos pudieran ir a verle a su casa.

Tras el fallecimiento de su marido, símbolo de la lucha por la democracia, su círculo más cercano ahora teme que el régimen le siga sometiendo a esta estricta vigilancia para que no pueda hablar de lo ocurrido.

Amigos cercanos a la familia aseguran que llevan días sin poder contactar con ella y la última vez que se le pudo ver en "público" fue el pasado sábado, cuando se celebró el funeral de Liu Xiaobo.

Las autoridades informaron sobre la breve ceremonia que se había celebrado para despedir por última vez al nobel y mostraron varias fotografías de su viuda junto al féretro y en el momento de esparcir sus cenizas en el mar.

En ellas, Liu Xia aparecía en un estado débil, teniendo que ser sujetada por otros, y notablemente compungida.

Sus allegados creen que las autoridades impusieron la forma en la que "enterrar" al nobel y optaron por aventar sus restos al mar -una práctica poco común en China- para evitar tener una tumba en la que recordar su pacífica batalla por la libertad.


5 Me alegra 6 Me gusta 4 Me enoja 6 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión