Fuente: Carlos Aragao
08/02/2017

Reino Unido anunció el miércoles pasado que tiene planes de cancelar las ventas de nuevos automóviles diésel y gas a finales del 2040. Este sería el último paso en la batalla de Europa contra el impacto ambiental dañino del motor de combustión interna.

Los planes de Gran Bretaña coinciden con una promesa similar hecha este mes por Francia, y son parte de un creciente impulso mundial para frenar las emisiones y combatir el cambio climático mediante la promoción de coches eléctricos.

Los fabricantes de automóviles también se están ajustando. Volvo ha dicho recientemente que eliminaría el motor de combustión interna en los próximos años y BMW declaró que va a construir una versión eléctrica del popular Mini en Gran Bretaña.

Pero el cambio a los vehículos eléctricos será gradual, y el objetivo fijado por Gran Bretaña es menos ambicioso que algunos de los esfuerzos en otros lugares. La decisión de Estados Unidos de retirarse del acuerdo climático de París también ha afectado el optimismo.

La nueva estrategia británica de aire limpio, publicada el miércoles, pide que las ventas de nuevos vehículos y furgonetas de gas y diésel terminen en 2040. El gobierno también pondrá a disposición de los gobiernos locales 255 millones de libras o 332 millones de dólares, para la adaptación de los autobuses, para reducir la contaminación del aire.

"Es importante que todos nos preparemos para un cambio significativo que no sólo se refiera a los problemas de salud causados ​​por las emisiones, sino a los problemas más amplios causados ​​por la aceleración del cambio climático", dijo a la BBC Michael Gove.

Por su parte Chris Grayling, Secretario de Transporte, prometió una "revolución verde en el transporte", agregando que el gobierno desea que casi todos los coches y furgonetas de las carreteras británicas tuvieran cero emisiones para el 2050.

El documento fue publicado después de una prolongada batalla legal en la que los ministros fueron ordenados por los tribunales a producir nuevos planes para combatir los niveles ilegales de dióxido de nitrógeno.

En Francia, la promesa de poner fin a las ventas de automóviles tradicionales se hizo como parte de un renovado compromiso con el acuerdo de París.

En Gran Bretaña, que también está comprometida con el tratado de París, las medidas tienen un significado político particular debido a la creciente preocupación por el nivel de contaminación atmosférica, particularmente en grandes ciudades como Londres. Se estima que la mala calidad del aire, en gran parte como resultado de la contaminación de los vehículos, causa entre 23.000 y 40.000 muertes en todo el país cada año.


234 Me alegra 237 Me gusta 234 Me enoja 234 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión