" /> Polonia aspira a ser sede de la primera base militar de EE.UU. en un país excomunista

Fuente: EFE
10/07/2018

Varsovia, 7 oct (EFE).- Polonia aspira a acoger la primera base militar permanente de Estados Unidos en un país excomunista, algo que Varsovia considera "absolutamente necesario" para garantizar su seguridad ante una posible agresión militar, y que Rusia ve como una injerencia en su tradicional zona de influencia.

El presidente polaco, Andrzej Duda, aprovechó su reciente visita a Washington para pedir a su homólogo estadounidense, Donald Trump, que establezca un emplazamiento militar permanente de EE.UU. en Polonia para plantar cara a Moscú, y prometió llamarla "Fort Trump" en un intento de persuadir al inquilino de la Casa Blanca.

"Creo que es un proyecto muy positivo para Polonia, ya que puede suponer un paso excepcional teniendo en cuenta nuestra historia, pues podría cambiar nuestra situación geopolítica", explicó a Efe el exdirector de la Agencia de Inteligencia Exterior Polaca, Grzegorz Malecki.

Para Malecki, Polonia siempre ha aspirado a contar con una base permanente que "apoye y fortalezca su situación geopolítica hacia Rusia", algo que, según declaraba días atrás en una entrevista Andrzej Duda, parece contar con el apoyo de Washington a la espera de que superar algunos "escollos técnicos".

"La presencia estable de fuerzas estadounidenses está completamente justificada" ante el "agresivo comportamiento de Rusia", insistió el líder polaco durante su visita a Estados Unidos, donde rechazó los argumentos de quienes opinan que una base de EE.UU tan cerca de Rusia pudiera tener el efecto contrario y suponer un "deterioro de la seguridad" en la región.

"Es importante subrayar que Polonia no tiene ningún sentimiento rusófobo", puntualiza Malecki, quien sí habla de "la Rusia de Vladimir Putin", un régimen "imprevisible" que "todavía está regido por personas que vienen de la KGB, algo que lamentablemente debemos tener en cuenta", ya que "supone un peligro real, tal y como ha quedado demostrado en Ucrania".

Polonia está dispuesta a hacer una contribución muy grande a Estados Unidos para contar con esa base permanente en su territorio, y Andrzej Duda ha hablado de 2.000 millones de dólares para construir infraestructura destinadas a los soldados estadounidenses que se trasladen a Polonia, incluyendo viviendas e instalaciones educativas y sanitarias.

Entre esos "escollos técnicos" de los que hablaba Duda, Varsovia y Washington aún tendrían que ponerse de acuerdo sobre el futuro emplazamiento de "Fort Trump", ya que según el Gobierno polaco Washington prefería establecer la base en el centro de Polonia, mientras que la parte polaca querría que se ubicase en el este del país, más cerca de Rusia.

Mientras, desde Moscú se ve con preocupación el posible establecimiento de una base militar estadounidense en Polonia, lo que augura, según Malecki, que el Kremlin presentará una fuerte oposición a este proyecto.

Este experto espera que Rusia recurra a la "propaganda, para sembrar la desinformación en medios informativos y en el ciberespacio", en una actuación "similar a la que se pudo ver en el caso de Cataluña".

Los antecedentes a este proyecto de base estadounidense se sentaron durante la cumbre de la OTAN celebrada en 2016 en Varsovia, cuando la Alianza ya aprobó un incremento sin precedentes de su presencia militar en el este de Europa, al decidir emplazar cuatro batallones multinacionales en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia.

Esa presencia multinacional se suma al millar de uniformados estadounidenses ubicados temporalmente entre las localidades polacas de Orzysz y Redzikowo, dentro del proyecto de escudo antimisiles que EE.UU. desarrolla en Europa.

Como argumento a su favor a la hora de negociar el establecimiento en Polonia de "Fort Trump", Varsovia esgrime su importante inversión en defensa, lo que incluye muchas compras a empresas estadounidenses, entre ellas la del sistema de misiles Patriot por valor de 4.750 millones de dólares cerrado el pasado marzo.

Lo cierto es que, mientras que otros países europeos no cumplen la meta aliada de aportar el 2% de su Producto Interior Bruto (PIB) a la OTAN, Polonia no sólo sí la cumple sino que ya ha anunciado su intención de elevar progresivamente el gasto militar para llegar al 2,5% para el año 2030.

En cuanto a la opinión pública, "Fort Trump" cuenta con el apoyo de la mayoría de los polacos, ya que un 67 % de ciudadanos están a favor del emplazamiento en Polonia de tropas de otros países miembros de la OTAN, según indicaba una encuesta del centro sociológico CBOS realizada en mayo de este año.

Nacho Temiño


7 Me alegra 8 Me gusta 7 Me enoja 6 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión