Fuente: EFE
11/08/2018

Rangún (Birmania), 8 nov (EFE) .- La líder de facto birmana, Aung San Suu Kyi, cumple hoy el tercer aniversario de su victoria en las urnas con el desgaste externo por la crisis de los rohinyás y el sabor agridulce del revés electoral el pasado fin de semana.

No hay actos previstos para conmemorar las elecciones que en 2015 dieron una holgada mayoría a la Liga Nacional para la Democracia (LND) de Suu Kyi, que culminó así la transición de la dictadura a un Gobierno cuasicivil.

En esos primeros comicios, la foto de Suu Kyi y la bandera con el pavo real de la LND bastaban para que el electorado votara en masa por los candidatos de esta formación a las dos cámaras del Parlamento y a la mayoría de los legislativos regionales ante la promesa de "cambio".

En las elecciones parciales del sábado pasado, el partido de Suu Kyi perdió en cuatro circunscripciones en zonas de minorías étnicas en las que había ganado por mayoría hace tres años, lo que ha sido calificado como una "llamada de atención" por los medios locales ante los comicios generales de 2020.

La LND, a la espera de hacerse públicos los resultados oficiales, fue derrocada en total en 6 de las 13 jurisdicciones que había en liza, lo que en cualquier caso no afecta a su mayoría en el Parlamento nacional ni al apoyo general que tiene Suu Kyi, venerada por muchos.

"Hemos perdido porque nuestros simpatizantes no salieron a votar", afirmó a Efe el portavoz de la LND, Myo Nyunt, en referencia a una movilización escasa del electorado.

Durante la votación el sábado, la mayoría de los colegios electorales estaban casi vacíos, excepto en un distrito en liza en Rangún, la antigua capital, donde votó el presidente, U Win Myint.

Algunos ciudadanos expresaron su desafección ante la falta de iniciativas de algunos políticos de la LND y la escasa confianza por el opositor Partido de la Solidaridad y el Desarrollo de la Unión (USDP, sigla inglés).

"Yo voté por la LND en 2015. No he visto ningún progreso estos años. Hemos experimentado a los dos (USDP y LND). Así que he decidido no votar esta vez", comentó a Efe Ko Win Aung, un birmano de 37 años en Seikan, una circunscripción de Rangún donde perdió el partido de Suu Kyi ante el USDP.

Monywa Aung Shin, secretario del Comité de Información de la LND, afirmó en una entrevista con el portal Democratic Voice of Burma que el partido debe mejorar la selección de sus candidatos.

"Deberíamos reconsiderar el eslogan "no mires a la persona, mira al partido" (...) No podemos ignorar el potencial y la habilidad del candidato", advirtió.

El jefe de la región de Rangún, Phyo Myin Thein, de la LND, es criticado por su mala gestión en el transporte y los mercados nocturnos, mientras que otros cargos regionales nombrados por el partido gobernante son invisibles en la esfera pública excepto en sus periódicos oficiales.

Suu Kyi, que ejerce un férreo control en su partido, también ha sufrido el desgaste ante la comunidad internacional por la crisis de los rohinyás, una comunidad de mayoría musulmana a los que las autoridades no reconocen como ciudadanos.

Después de un ataque de militantes rohinyás en agosto de 2017, el Ejército lanzó una campaña militar en Rakaín (oeste) que forzó el éxodo a Bangladesh de unos 723.000 miembros de esta comunidad, lo que fue calificado como "limpieza étnica" con indicios de "genocidio" por la ONU.

El Gobierno birmano también se enfrenta al estancamiento de las negociaciones de paz con la veintena de guerrillas de las minorías tras un conflicto que dura varias décadas.

Suu Kyi es la jefa de facto del Gobierno pero no controla las fuerzas armadas, que antes de disolver la última junta militar en 2011, se reservaron los ministerios de Defensa, Interior y Fronteras, y una minoría de bloqueo del 25 por ciento de los escaños en los legislativos nacional y regionales.

Mratt Kyaw Thu


1 Me alegra 1 Me gusta 1 Me enoja 1 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión