Fuente: Emanuel Bel Greco
12/20/2018

Se acerca el debate y la polémica de todos los años en los que las comisiones y el gobierno tienen que determinar el salario mínimo del país, es decir cuánto se supondría que un día de trabajo garantiza bienestar para una familia, pues bien el tema sigue siendo complicado porque por una parte garantizar el bienestar de una familia tendría que corresponder a 4 o 5 veces más de lo que se estima cada año pero el aumento del salario mínimo diluye el salario por el impacto de inflación. Esto que pareciera muy complicado entenderlo tiene una muy simple lógica y tiene que ver con el tema de costos.

Veamos, todos los productos y servicios tiene un costo y por consecuencia un precio de venta, los costos tienen sub-divisiones más específicas, pero eso no importa ahora, lo que importa es que si suben los costos por consecuencia tiene que subir el precio, al menos que el fabricante o prestador de servicios quiera asumir esa pérdida, que es lo menos probable. Pues bien la mano de obra es un factor de costo, si los sueldos y salarios suben sube el costo de producción y por consecuencia tendría que subir el precio al público. Ante esta tesis viene la gran paradoja, para que queremos ganar más si al final compraremos los mismos en el mejor de los casos, porque lo históricamente común es que nos alcance para menos. 

La pregunta no es nada ociosa, para que queremos sueldos súper elevados si el poder adquisitivo se diluye con la misma acción, tal vez es hora de que empecemos a ver el otro lado de la moneda, en lugar de observar los ingresos de los trabajadores hay que crear las condiciones para que los precios no suban y mediante la oferta y demanda ser más competitivos e incluso bajar los precios, la meta es la misma, que nuestro dinero compre más productos.

Cada año existe un consenso en México que hace esta relación de costos y precios de mano de obra, se supone que interviene el gobierno, el empresariado y los trabajadores, pero el tema es matemáticamente tan complejo que al final adoptan un número cercano a la inflación y se quitan de discusiones. Todo trabajador debería tener garantizado estar por arriba del umbral de la pobreza, todo trabajador tiene que realizar ese intercambio de esfuerzo de trabajo por casa, alimento, educación, salud y esparcimiento, claro que no es nada imposible nos lo han demostrado muchos países, el objetivo es que todos los trabajadores tengan ese grado de libertad económica y derecho a disfrutarlo. Por lo pronto este 2019 también esperaremos una copia al carbón de la metódica de cada año, alza a los salarios con parámetros inflacionarios y el estímulo a la productividad nada de nada.


27 Me alegra 26 Me gusta 26 Me enoja 28 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión