Fuente: Coreen Villalobos Mundo
01/10/2019

Los fabricantes de vehículos participan en una carrera acelerada para desarrollar la próxima generación de baterías para vehículos eléctricos.

Su urgencia proviene de la búsqueda de una ventaja competitiva. El rendimiento de las baterías actuales es demasiado similar para que los vehículos eléctricos se destaquen significativamente en términos de rango o tiempo de recarga; pero las nuevas tecnologías de baterías ofrecen la posibilidad de un aumento dramático del alcance, así como las recargas más rápidas. 

En los próximos años existe la posibilidad de que el rendimiento de la batería sea un claro diferenciador entre los vehículos, como pasó al principio con el desarrollo de los celulares.

Los ingenieros de vehículos eléctricos se enfrentan a compromisos inevitables al diseñar baterías, obligados a elegir entre un rendimiento de alta potencia, una alta capacidad de almacenamiento de energía, un bajo peso, un pequeño volumen, una larga vida útil y un bajo precio.

Es probable que se produzca un cambio en el precio de las economías de escala que surgen de la mayor demanda de vehículos que funcionan con baterías, aunque algunos analistas advierten que el suministro limitado de cobalto requerido para baterías de iones de litio puede aumentar los precios. A principios de 2017, una tonelada de cobalto costaba $ 32,500, pero el precio había aumentado a $ 69,750 en julio de 2018.

La República Democrática del Congo posee 60% de los recursos mundiales de cobalto.

Sin embargo, mirando hacia el futuro, los fabricantes de vehículos están investigando e invirtiendo fuertemente en las llamadas baterías de estado sólido. Éstas reemplazan el electrolito líquido o en forma de gel en una batería de iones de litio con un material sólido y conductor. El resultado es una batería con una mayor densidad de energía, mejor seguridad y mejores capacidades de carga rápida. 

También podrían potencialmente ocupar menos de la mitad del tamaño de las baterías de iones de litio.

En este momento, el corredor delantero para ser la próxima generación de baterías, la llamada batería de estado sólido, enfrenta dos barreras: en primer lugar, el desarrollo de la tecnología; y, en segundo lugar, la capacidad de fabricar a precios comercialmente viables.


19 Me alegra 17 Me gusta 17 Me enoja 17 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión