Fuente: Annia Ossandón
01/23/2019

Asheville, N.C., 20 de enero del 2019- El frío y el viento de la mañana del 20 de enero no fueron barreras para las mujeres, hombres y familias que se reunieron en el South Pack Square, en el centro del Romantic Asheville, para protagonizar la Marcha de las Mujeres, convocada para recordar al mundo la importancia de la lucha por sus derechos humanos fundamentales.

A las once de la mañana, un caudal de personas se concentró en este centro histórico, con la convicción de que por la lucha de la defensa de los derechos humanos de las mujeres valía la pena cualquier esfuerzo.

La convocatoria aludía a la Segunda Marcha de Mujeres realizada en el país. Es una manifestación convocada en Washington, D.C. el 21 de enero de 2017, para defender los derechos de las mujeres a la salud, a una educación pública de calidad y a la igualdad laboral, entre muchos otros. Pero la ocasión también es propicia para librar otras batallas sociales: la igualdad de derechos de las personas LGBT, la defensa de políticas contra el cambio climático, el pacifismo y la solidaridad con los refugiados que huyen de los países en guerra, el movimiento contra la persecución y discriminación de los inmigrantes y contra la discriminación racial y la violencia policial.

En medio de un ambiente cargado de gran solidaridad, mujeres, niños y adultos alzaron pancartas que resaltaban el carácter tolerante de esta sociedad y los gestos de apoyo que son capaces de hacer sus ciudadanos, con escritos como: "Yo amo a mi vecino inmigrante" y "El cambio climático es una prioridad, el muro no es".

La tolerancia y las libertades civiles son dos tópicos que se acentuaron como objetivos específicos de esta movilización.

Cada año, los esfuerzos por fortalecer la plataforma de reunión en apoyo de los derechos civiles de cada persona, independientemente de su raza, credo, religión u orientación sexual, van surcando caminos. La Marcha de las Mujeres en Asheville persiguió los siguientes objetivos:

1.-  Empoderar a cada ser humano que participe de la actividad de la marcha de las mujeres, para defender sus creencias y sus derechos.

2.- Recordar a los organismos gubernamentales que trabajan para el pueblo, el cual espera que se respeten sus libertades civiles.

3.-  Crear esperanzas en aquellos que han perdido la confianza en el gobierno de los Estados Unidos.

4.- Recordar a todos los estadounidenses que su derecho a marchar, reunirse, manifestarse, protestar y votar es sagrado y sólo está disponible para ciudadanos de países libres, como los Estados Unidos.

Relato de una vivencia
La corresponsal de La Conexión USA, Annia Ossandón, estuvo presente en el evento de Asheville y comparte con nuestros respetados lectores sus experiencia.

Todas las personas lucíamos como esquimales por la baja temperatura que reinaba en las calles, no obstante el ánimo, las sonrisas, el entusiasmo y los cafés y chocolates calientes, hacían que la atmósfera se tornara familiar. Yo salí a las nueve y media desde Black Mountain a Asheville, aquí en mi montaña Sagrada, un incipiente sol parecía decirme que no me abrigara mucho y por esas cosas de la vida agarré una chamarra peludita y un chal de lana de alpaca, ambas prendas fueron una verdadera bendición. 

Apenas doblé a la derecha por la salida 53-B que indicaba mi gps, me percaté que allá estaba nublado, sin siquiera pensar en la temperatura. Me estacioné sin problemas, me dije a mi misma: "seguro hay poca gente y muchos estacionamientos porque aún es muy temprano"...

Cómodamente sentada en mi carro, antes de bajarme, me conecté y me tomé un matecito delicioso con una muy buena yerba que encontré en el pueblo. El viento estaba gélido y la boca se me empezó a congelar, así es que tomé el chal de lana color violeta y me envolví la cara, por suerte andaba con mi gorro de búfalo que es sumamente calentito, además de hacerme sentir dueña de una suerte de poder ancestral. Aparentemente, a mí no se me notaba que estaba congelada, sin embargo a los demás sí porque todos estaban con los cachetes coloraditos. Me acerqué a la zona central del parque y ahí estaba el escenario, las conferencistas con cara de "en cualquier momentos nos retiramos", la consigna general: " "La única forma de lograr un cambio es si nos comprometemos con el cambio". Al lado del escenario había un puesto donde vendían banderas alusivas a la marcha y donde estaban inscritos los objetivos: "Convocamos a salir a las calles para denunciar la violencia machista y celebrar la organización de las mujeres en defensa de sus derechos".

No observé un carácter feminista en el "marco teórico" que sostiene la filosofía de la marcha. Al contrario, pude ver a padres de familia, abuelos, hijos, amigos apoyando a sus mujeres, independientemente del vínculo. Esto me agradó porque sentí que las nuevas generaciones, a través de estas experiencias, logran aprehender de manera más simple lo relacionado con la igualdad y los derechos humanos, en este caso, los derechos de las mujeres. De manera relevante, se aborda el tema de la violencia de género y las dificultades que viven los inmigrantes en los Estados Unidos.


44 Me alegra 37 Me gusta 34 Me enoja 37 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión