Fuente: Coreen Villalobos Mundo
01/24/2019

Raleigh, N.C., 23 de enero del 2018- "Venezuela es libre", gritaron a viva voz los dos centenares de personas que se concentraron, en el centro de Raleigh, el pasado miércoles 23 de enero, donde celebraron, a través de una vigilia, lo que avizoran como el fin constitucional de la era del chavismo-madurismo y el reconocimiento mundial de la legimitidad de Juan Guaidó, líder de la oposición y máxima autoridad legislativa de ese país, como el nuevo presidente encargado de la República.


La concentración, que tuvo lugar en el 300 Fayetteville St, justo al lado del Palacio de Justicia del condado de Wake, inició a las 7:30 p.m. Pero desde mucho antes las banderas tricolores ondeaban en el lugar, en manos de entusiastas venezolanos que esperaban ansiosos la oportunidad de respirar, juntos a sus coterráneos, lo que llamaron "aires de libertad".


Una vez iniciada la vigilia, entonaron al unísono el himno nacional, cantaron piezas propias del repertorio musical venezolano, con arpa y cuatro, y versiones de canciones que invitaron a tener esperanza y fe en un futuro mejor.


Hubo lágrimas, reflexiones y oración. En el abrazo entre ellos no había final... solo la emoción de contemplar la posibilidad de ver un cambio socio-político en Venezuela y volver a encontrarse con sus familias en tierra segura. 


Los organizadores del encuentro insistieron en que el compromiso de quienes residen fuera del país de seguir apoyando la lucha que se libra en las calles de Venezuela por instalar un gobierno de transición que entregue a la sociedad la oportunidad de volver a participar en elecciones libres, es aún mayor en este momento.


Varios venezolanos se hicieron de la palabra para emitir un mensaje. 


"Nosotros siempre vamos a tener mucho amor en nuestro corazones para todos. Dios se encargará de juzgar a quienes tanto daño han hecho. Estoy convencida de que en el mundo, los buenos somos más. Nosotros tenemos que seguir adelante transformados y renovados. Cuando regresemos a nuestro país, le daremos ese 1,000% que estamos dando aquí en Estados Unidos, para engrandecer nuestra patria", dijo Marianela Mendoza.


La presencia del pastor peruano Jorge Rengifo, de la iglesia Point de Cary, Apex y Sanford, fue la viva muestra de que el pueblo venezolano asentado en Carolina del Norte cuenta con el apoyo de las comunidades hispanas del estado. "Yo soy peruano y amo mucho a este país. Todos los hispanos estamos unidos a Venezuela. Aquí hay cientos congregados en el nombre de Dios, tomados de su mano, clamando porque haya amor derramándose en medio del desamor, esperanza en medio del desasosiego, una total reconciliación en el pueblo amado de Venezuela y paz incluso en aquellos que se declaran enemigos de la democracia. El pueblo venezolano está lleno de paz, armonía y esperanza en una genuina libertad", exclamó. 

La voz de los jóvenes


Sabrina Pietrosemoli tiene 19 años. Llegó a Estados Unidos hace 1 año y medio y fue portadora de un mensaje que invitó a los presentes a reflexionar acerca de la importancia de la defensa de los valores democráticos en Venezuela. "Crecí en una familia que me enseñó a luchar por lo correcto y que la justicia siempre debe ir sobre todas las cosas. Antes de venir, participé junto a mi padre en todas las manifestaciones en contra del gobierno y ahora que estoy lejos, tratando de buscar las oportunidades que mi país no me da, siento que no puedo hacer suficiente para apoyar esa lucha tan importante que se libra en las calles", expresó antes de elevar una plegaria por la paz.


Ronald, un niño de 8 años, también tomó el megáfono para decir "Que Dios bendiga a todos los niños venezolanos".


La vigilia culminó a las 9:30 de la noche.


67 Me alegra 46 Me gusta 37 Me enoja 37 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión