Fuente: María Alessandra Matute
03/06/2019

Durham, N.C. 23 de febrero 2019 - Que no van a retroceder y resistirán con los recursos que tengan para evitar la violación de sus derechos, dijeron voceros de la comunidad latina a oficiales del ICE, frente a la escalada de redadas que ha resultado en la detención de 287 inmigrantes indocumentados en Carolina del Norte.

Voceros, víctimas, familiares, activistas y miembros de organizaciones civiles, junto al Reverendo William Barber, se reunieron el sábado en El Centro Hispano de Durham para repudiar la política federal que ha costado la separación de familias y mantiene a la comunidad en zozobra.

"Nuestra comunidad ha dicho basta. Basta a las deportaciones, basta al reino del terror, basta a la criminalización de los inmigrantes, basta a los niños detenidos en celdas, basta a la cooperación policial con el ICE. Nos estamos levantando y vamos a pelear, vamos a perseguirlos y sacarlos de nuestros vecindarios y de North Carolina", manifestó Pilar Rocha-Goldberg, directora de El Centro Hispano, en el marco de una conferencia de prensa.

La campaña busca movilizar a las comunidades minoritarias, no sólo a la latina, se les hizo un llamado a tomar acciones y denunciar lo que está pasando. También. Se incluyó un mensaje para el gobernador Roy Cooper, "a quien no hemos escuchado suficiente. El dijo que nos apoyaba, pues demuéstrelo", instó Eliazar Posadas, gerente de participación y abogacía del Centro Hispano.

Por su parte el reverendo Barber calificó como "una vergüenza" la existencia del ICE, organismo que hace dos semanas anunció que habría un incremento de detenciones en el área del Triángulo, y ha venido materializando esto en puestos de trabajo y vecindarios.

El líder religioso advirtió que el trato dado a los inmigrantes viola sus derechos constitucionales, "pues incluso una persona indocumentada tiene derechos constitucionales en América. Según la 14ava Enmienda, toda persona debe ser provista de igual protección ante la ley", aseveró.

Barber consideró además que la persecución obedece no a una política migratoria sino a una motivación racista. "Los persiguen porque son morenos. A los niños que separan de sus padres y ponen en jaulas lo hacen porque son niños morenos. Si fuera niños blancos no los haría pasar por eso", afirmó.

En el mismo contexto, la señora Marta Hernández perdió el miedo a hablar, pese a ser indocumentada. "El miedo es algo que duele y que destruye no sólo a las comunidades y familias. Está destruyendo corazones y mentes", expresó. "Yo quiero preguntarles, ¿es justo vivir pensando que usted sale de su casa pero no sabe si va regresar?, ¿es justo que un niño se vaya a la escuela sin saber si su padre o su madre va a venir por él a buscarlo?, ¿es justo morir de hambre y de soledad en una cárcel?, ¿es justo que las leyes migratorias hagan dinero de ti y de tu vida?. Si esto es sólo o una parte de las injusticias que estamos enfrentando los inmigrantes y las personas de color, el llamado es claro y la solidaridad no es una palabra. La solidaridad y la justicia es una acción. Vamos a la acción".

Finalmente, el Centro Hispano instó a colaborar monetariamente con las familias afectadas por las detenciones y deportaciones, a través del enlace de Facebook.com/elcentrohispanoNC


29 Me alegra 21 Me gusta 20 Me enoja 21 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión