Fuente: Coreen Villalobos Mundo
03/06/2019

Raleigh, N.C., 15 de febrero de 2019- Para todo padre de origen hispano, la evolución académica de sus hijos en escuelas seguras, con sistemas educativos más estables que los de sus países, es uno de los motivos que justifican su migración a los Estados Unidos. Pero, así como es una motivación, también representa un desafío, en gran medida porque deben vencer barreras lingüísticas.

La angustia se apodera de numerosos padres que no pueden hablar fluidamente con maestros y directores acerca de la evolución académica de sus hijos y se sienten imposibilitados de participar activamente en las actividades organizadas por las escuelas, debido a la diferencia de códigos lingüísticos.

Susan Greenblatt, uno de los miembros de la empresa de traducción e interpretación Tilde, aseguró que "no debe haber barreras lingüísticas en escuelas de Carolina del Norte. Todos los sistemas escolares tienen que proveer servicios de interpretación, con la finalidad de crear sistemas amigables de convivencia entre padres, alumnos, maestros y personal administrativos, sin distinción de nacionalidades. Esto está en la ley. Las escuelas que reciben fondos federales están obligadas a incluir a toda la población estudiantil".

Este análisis se desprende del deseo de la organización Tilde de plasmar una realidad y mostrar la fotografía del panorama futuro del sistema escolar dentro del estado, caracterizada por la inclusión, el aumento de los índices de tolerancia y la independencia en la gestión de los procesos comunicacionales.

Indicó Greenblatt que empresas como Tilde proveen diferentes servicios de apoyo lingüístico, en inglés y español, a gran cantidad de organizaciones sin fines de lucro y organizaciones de base de todo el país, dentro de los cuales figuran traducciones de documentos, el desarrollo de potencialidades y entrenamientos para crear y fortalecer espacios multilingües.

Sobre la base de la experiencia y vinculación constante que tiene esta compañía con gobiernos locales y escuelas, Susan Greenblatt se permite subrayar la importancia de que las escuelas desarrollen sus propias capacidades para que no dependan de agencias de interpretación. "Es fundamental que el mismo personal bilingüe tenga mayores capacidades para interpretación e independencia. Y también es necesario que el Gobierno y las escuelas se interesen en desarrollar planes de entrenamiento de sus equipos de trabajo para que las familias hispanoparlantes puedan comunicarse con personal angloparlante".

En tal sentido, reflexionó acerca del carácter trascendental de que dentro de las escuelas haya un mejor entendimiento del rol de la interpretación y traducción.  "Todavía no se está entendiendo correctamente el beneficio. Asumen la actitud extrema de que todos deben aprender inglés para no tener que lidiar con esto. Debe haber un cambio de esta mentalidad porque se trata de un sistema de formación educativa que toca una fibra sensible: niños y su adaptación a esta sociedad. Nosotros estamos empeñados en seguir cumpliendo esta labor social y hemos tenido un gran alcance. Actuamos en sociedad con personal de escuelas y padres de familias".

Justicia del idioma
Greenblatt incorporó en la conversación el concepto de "la justicia del idioma", tras considerar que se debe ampliar la visión de que todos deben tener la capacidad de comunicarse en el idioma que quieran expresarse.

"No tenemos la capacidad de cubrir todos los idiomas, pero los gobiernos y escuelas deben saber cuáles son los idiomas predominantes y, en base a eso, desarrollar un plan de trabajo y que la gente pueda acceder a los servicios escolares y gubernamentales en el idioma de su preferencia", reiteró.

Apeló al principio de la justicia social, entendiendo la realidad de las familias hispanas. "Muchas de ellas atraviesan la frontera en condiciones inimaginables: días en el desierto, riesgo de muerte por desnutrición, son encarcelados y hay muchos casos de violación de mujeres. Una vez que llegan aquí, el no comprender cómo van sus hijos, genera más angustia porque no tienen las herramientas para proveer todo lo que desean para ellos. Si se les facilitan los procesos comunicacionales, sus hijos pueden llegar más largo de lo que ellos hicieron".

Por último, invitó al sistema educativo a pensar en las consecuencias emocionales que sufren los estudiantes hispanos con la exclusión del establecimiento de este puente comunicacional de la lista de prioridades. "La escuela es importante en este proceso y cuando los niños no pueden comunicarse, no pueden abogar por sus derechos. Tenemos niños retraídos e inseguros. Además, tienen que responsabilizarse desde muy temprano de lo que sus padres no pueden hacer por ellos".


28 Me alegra 22 Me gusta 24 Me enoja 21 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión