Fuente: Coreen Villalobos Mundo
05/09/2019

Hace 43 años, México, Distrito Federal, vio nacer a María Luisa Solís Guzmán, a quien le cambió la vida por completo 22 años más tarde, tras el nacimiento de su primera hija. Desde entonces, no ha sido la misma... no ha dejado de amar profundamente, de entregarse al servicio social, no ha dejado de luchar.

Su vida se complementó aún más con la llegada de su segunda hija, hace 14 años.

Por ellas trabaja incansablemente y se propone ser mejor cada día.

"El rol de madre es un regalo que la vida me ha dado porque mis dos hijas son mi inspiración para ser mejor persona", dice.

Forma parte del equipo de especialistas que enlaza a El Centro Hispano con la comunidad en Carolina del Norte.

Está convencida de que ser madre en la actual sociedad es un gran desafío.

"La madre trabajadora lo da todo. Trabaja duro para crecer, alcanzar más metas, asumir nuevos retos e insertarse exitosamente en esta sociedad", explica.

A juicio de María Luisa Solís, "somos capaces de hacer maravillas. La meta natural de la madre actual es ser el soporte de todos los miembros de la familia y establecer un equilibrio entre todos los roles. Yo trabajo, acompaño a mis hijas a sus actividades extracurriculares, les doy apoyo si alguien las ha herido, estoy con ellas cuando me necesitan en la escuela, me enorgullezco de sus logros y les aplaudo sus éxitos. Esto no ha sido tarea fácil, pero llena de alegría el corazón", explica.

Reflexiona acerca de la importancia de intentar hacer las cosas correctamente.

"Los hijos aprenden de nosotras. Tenemos sus ojos mirándonos todos los días: cómo nos vestimos, cómo nos expresamos, qué sentimos, cómo manejamos las emociones... tenemos mucha responsabilidad con un hijo porque somos ejemplo eterno".

Solís acentúa la fuerza de las madres hispanas de Carolina del Norte, al expresar que tienen una capacidad innata de lucha y la intuición de llevar a sus familias a zonas seguras.

"La clave del éxito es creer que soy y que puedo ser mejor madre, esposa e hija. Es la autoconfianza. Estas madres han aportado a la sociedad los valores de la primera generación de hispanos radicada aquí: respeto, trabajo, educación, amor a sí mismas, a sus hijos y hacia otros".

Su trabajo en las comunidades, de la mano de El Centro Hispano, le permite asegurar que las madres hispanas en Carolina del Norte tienen mucho liderazgo.

"Ellas son las impulsadoras de cambios positivos, quieren aprender inglés, participan en las actividades de salud, siempre toman la iniciativa, son participativas y enseñan a sus hijos a ser incluyentes".

Le satisface saber que cada día más madres hispanas están comprendiendo que, aún siendo inmigrantes y aún sin documentos, hay organizaciones que les dan apoyo.


21 Me alegra 14 Me gusta 14 Me enoja 14 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión