Fuente: Coreen Villalobos Mundo
05/09/2019

La experiencia como trabajadora comunitaria en El Pueblo, le ha permitido a Nayeli Gómez, mexicana de 32 años, descubrir que la madre que ha migrado de países latinoamericanos es valiente, amorosa, comprensiva e impulsadora de cambios positivos.

A su juicio, esta mujer es capaz de proteger a su familia a costa de lo que sea.

Tiene una hija de 5 años y dice que la superación de una madre trabajadora en esta sociedad, cuando se tienen hijos pequeños, es difícil, pero no imposible.

"Hacemos un gran sacrificio cuando dejamos a nuestros hijos bajo el cuidado de otro, pero vinimos a Estados Unidos a trabajar para salir adelante. No podemos quedarnos en casa si tenemos la responsabilidad de forjar un mejor futuro para nuestros hijos", reflexiona.

Exhorta de las mujeres latinas con hijos a aprovechar toda oportunidad para progresar.

"A pesar de las múltiples responsabilidades que tenemos en casa, debemos enfocarnos en el trabajo y sacarlo con responsabilidad. Tenemos que asumir nuestras jornadas laborales firmes y fuertes... con maquillaje y una gran sonrisa".

Enumera, sin titubeos, los desafíos que enfrentan las madres hispanas.

"Al migrar, nos hemos tenido que adaptar a un nuevo sistema, a una sociedad con valores diferentes, a enfrentar las diferencias de lenguaje porque llegamos con un inglés muy limitado, por lo cual no podemos llegar a un escritorio tan rápido. Al principio, debemos trabajar en restaurantes o limpiando casas hasta estabilizarnos. Esta es la diferencia entre la madre inmigrante y la madre americana. Por todo lo que nos toca vivir, tenemos fuerza y valentía", relata.

Insiste en que dar lo mejor de una misma es clave para alcanzar la superación.

"Yo vengo a trabajar a este país porque en nuestros países ni siquiera podemos conseguir trabajo. Cuando entras en un trabajo aquí, no se puede desperdiciar ninguna oportunidad que suponga crecimiento".

El trabajo de Nayeli García dentro de El Pueblo le ha permitido abrir los ojos frente a realidades edificantes.

Ella promueve impactos positivos en los hogares hispanos en Carolina del Norte. "Me siento con la responsabilidad de decir que mi voz es la que no pueden levantar otras mujeres. Por eso me mantengo siempre muy cerca de ellas, difundiéndoles la mayor cantidad de información posible que les ayude a crecer y aplaudiendo sus logros".

Les recordó a las madres latinas que no están solas en sus luchas diarias. "Trabajo arduamente todos los días por lograr que aprendan a empoderarse y a insertarse exitosamente en esta sociedad".

Goméz se recuerda a sí misma el deber que tiene de reiterarles la fuerza de sus voces. "No tengan miedo a expresarse cuando tienen algo que defender porque tienen muchos derechos".


20 Me alegra 17 Me gusta 15 Me enoja 15 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión