Fuente: Coreen Villalobos Mundo
06/10/2019

Raleigh. N.C., 3 de junio de 2019- De acuerdo a un estudio denominado Guía del estado de Carolina del Norte, bajo la supervisión de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Washington D.C., y publicado en el año 2018, en la actualidad, la población activa de este estado, que alcanza las 10,2 millones de personas, cuenta con la tasa de productividad más alta del país, en cuanto a manufacturas, sector que representa un 11,8% del PIB del estado.

La comunidad hispana está haciendo un gran aporte a la consolidación de la economía en esta área, debido a que buena parte de su fuerza de trabajo está enfocada especialmente en sectores de manufactura y textiles.

Y según el censo de Estados Unidos, publicado en el 2010, otros sectores en los cuales la mano de obra latina juega un papel trascendental son la construcción y el trabajo de campo.

En medio de este escenario que se vislumbra productivo y progresista, la cantidad de profesionales hispanos va en aumento, ellos han logrado ocupar posiciones relevantes en importantes empresas.

Marco Zárate, presidente de la Asociación de Profesionales de Carolina del Norte, aseguró que durante los últimos diez años, el incremento de la cantidad de profesionales hispanos que están trabajando en Carolina del Norte es visible y satisfactorio.

"Sabemos que compañías grandes como IBM y Lenovo, por citar solo dos, están contratando un número considerable de profesionales hispanos", precisó Zárate, quien se mostró confiando en que estas cifras seguirán incrementándose, debido a que incontables compañías de servicios quieren tener personas bilingües en sus equipos, con el fin de atender la creciente demanda impuesta por vertiginoso mercado actual.

Apuntó como otro indicador de progreso a considerar, traducido en un abanico de oportunidades de crecimiento para los latinos, el hecho de que Carolina del Norte esté ampliando sus fronteras comerciales, conectándose más directamente con mercados internacionales.

Sin embargo, a pesar del trazado de este futuro que se muestra bastante promisorio para la comunidad hispana progresista, Marco Zárate no escatimó palabras para hacer una alerta.

"Nuestros profesionales hispanos tienen que mantenerse enfocados y crecer junto con las empresas y los mercados. Pueden hablar muy bien el español, pero si no tienen la capacidad técnica que se necesita para el mercado internacional, no podrán desarrollarse. Lo primero que ve una compañía es la experiencia de su gente y quienes están concretando intercambios con compañías de otros países están muy capacitados. Mi invitación es a que sigan adquiriendo conocimientos y aprovechando todas las oportunidades para ser competitivos", reflexionó.

Siguen graduándose pocos
Marco Zárate planteó lo que podría interpretarse como una paradoja, pero que sin lugar a dudas es un punto de necesaria reflexión.
"A pesar de que una mayor cantidad de jóvenes hispanos que se gradúan de la secundaria están mostrando un mayor interés en continuar sus estudios en colegios comunitarios y universidades, el porcentaje de estudiantes que obtiene un título de este nivel superior de educación es todavía muy bajo", indicó. 
Por un lado, reveló que solo el 5% de la población hispana que inicia estudios superiores se gradúa, lo que representa el 1% de toda la matrícula total graduada.
Pero no se mostró desesperanzado.
Dijo que estos porcentajes eran aún más dramáticos hace algunos años atrás, pero siente la responsabilidad de seguir enviando mensajes motivadores a jóvenes y sus padres acerca de la importancia de graduarse en un nivel universitario y luego desarrollar el carácter que les permita competir exitosamente en mercados laborales.
"Cada vez más niños se están graduando de secundaria y se están yendo a la universidad. Anteriormente, un alto porcentaje desertaba".

De la universidad al trabajo
Otra de los puntos a favor que Marco Zárate suma a la comunidad de jóvenes hispanos decididos a cambiar sus realidades, estudiando para hacerse profesionales, es la existencia de acuerdos interinstitucionales entre colegios comunitarios y compañías.
"Los colegios comunitarios, como Wake Tech y Durham Tech, tienen una tendencia vocacional y desarrollan programas dirigidos a preparar a sus estudiantes para campos laborales específicos en empresas determinadas. La disponibilidad de mano de obra es muy importante. Las compañías están enteradas de que hay una mano de obra calificada que, además, es hispana, preparándose en los colegios y universidades", dijo.
Finalmente, aseguró que en el Triángulo se encuentran tres de las mejores universidades del estado: North Carolina State University, UNC Chapel Hill y Duke University.

Entre lo social y lo científico
A juicio del presidente de la Asociación de Profesionales de Carolina del Norte, algunas de las potencialidades que están mostrando los jóvenes hispanos dentro de las universidades y en sus primeros sitios de empleo son la resiliencia y la constancia.
Colocó otro punto de reflexión sobre la mesa: "nuestros jóvenes no están seleccionando las carreras relacionadas con las áreas de ciencia, tecnología y matemáticas. Ellos prefieren las áreas sociales".
Zárate ve este indicador como una no muy buena probabilidad de enfrentarse a un mercado laboral saturado, debido a que las mayores plazas de empleo -en el Triángulo, por ejemplo- se encuentran en compañías dedicadas a la ciencia y la tecnología.
"Por este motivo, desarrollamos iniciativas para incentivarlos a estudiar áreas científicas, acercándoles mucha información acerca de las oportunidades de empleo", dijo.
A Zárate le llama poderosamente la atención que muchos estudiantes hispanos quieren ser médicos o ingenieros y, luego, deciden empezar una carrera social.


12 Me alegra 10 Me gusta 10 Me enoja 10 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión