Fuente: Coreen Villalobos Mundo
11/07/2019

Raleigh, N.C., 28 de octubre .- Los hijos de migrantes pobres en Estados Unidos progresan más económicamente que aquellos niños de padres nacidos en el país y de similar extracto social, una tendencia que se ha mantenido durante los últimos cien años, según un estudio de la universidades de Stanford, Princeton y la de California en Davis.

El informe titulado "Intergenerational mobility of immigrants in the US over two centuries" analizó a más de cuatro millones de personas entre 1880 y 2015.
Este estudio muestra que, pese a que los migrantes ganan menos a su llegada al país, sus hijos tienen mayores tasas de movilidad ascendente en el escalafón social que los hijos de estadounidenses.

Sin embargo, este ascenso varía en función del nivel de renta familiar, siendo la población que se encuentra en el 25% más pobre la que más progresión económica alcanza, con entre tres y seis puntos por encima que aquellos nacidos en los Estados Unidos.

Para los que se encuentran en el 25% que más renta perciben, la posibilidad de movilidad se reduce, siendo esta entre uno y cinco puntos superior a aquellos cuyos progenitores son estadounidenses.

Los investigadores señalaron que una de las principales razones de este comportamiento es que estas familias son más proclives a instalarse o mudarse a una zona geográfica que ofrece más posibilidades para el futuro de sus hijos.

Además, muchos de esos padres migrantes tuvieron un nivel de renta que no correspondía con su formación por culpa de las limitaciones del idioma o la educación.

No obstante, al comparar a familias que optaron por vivir en un mismo condado las diferencias de progresión social desaparecen, al igual que las educativas.
Asimismo, a día de hoy los hijos de migrantes latinoamericanos alcanzan el mismo nivel de éxito económico que aquellos que vinieron de Escocia o Finlandia hace más de un siglo.

Estos descubrimientos contradicen el discurso y las políticas migratorias del presidente estadounidense, Donald Trump, que el pasado jueves fueron denunciadas por la Comisión de Derechos Civiles de los Estados Unidos por violar el derecho constitucional de los migrantes.

Este organismo gubernamental señaló como "gravemente preocupantes" las medidas presidenciales sobre asilo, detenciones y separación de familias, al perseguir a los inmigrantes por su nacionalidad, idioma y género.

En este sentido, el estudio de las tres prestigiosas universidades indica que, "aunque algunos políticos tienen una perspectiva a corto plazo en la cuestión de la asimilación de migrantes, subestiman el éxito de este sector de la población".

"Estos resultados reflejan el 'sueño americano' en el que incluso migrantes que llegan a los Estados Unidos con pocos recursos y habilidades tienen una posibilidad real de mejorar las posibilidades de sus hijos", concluyen los coautores de este estudio, Elisa Jácome y Santiago Pérez.

Jóvenes hispanos con impulso
El presidente de la Asociación de Dominicanos de Raleigh (ADORA), Julián Abreu, coindice con lo planteado en el informe, al expresar que "el hijo del inmigrante, nacido en Estados Unidos, tiende a independizarse más rápido, a hacer una carrera corta para producir más dinero lo más pronto como le sea posible y busca un trabajo más rápido para sustentarse". 

Destacó que el joven hispano desarrolla velozmente un espíritu de superación que le induce a tomar buenas y numerosas decisiones, como por ejemplo, llevar una carrera técnica (corta) para ponerse a producir, y trabajar al mismo tiempo.

También opinó que los hijos de hispanos no tienen miedo a invertir y son mucho más emprendedores que los estadounidenses. 

"Les gusta independizarse económicamente. Siempre busca la manera de instalar algún negocio, pequeño o mediano", dijo.

Se aferró a los resultados del censo del 2010 para recalcar que la comunidad dominicana fue la colonia hispana que más creció económicamente, con un 400% de progreso. 

"Nosotros generalmente venimos a Carolina del Norte, provenientes de ciudades más grandes de Estados Unidos, y de inmediato instalamos un negocio. En consecuencia, nuestros hijos aprendieron ese negocio, se independizaron del negocio primario y pusieron su propio negocio. Con este ejemplo, quiero decir que los latinos somos muy dados a poner nuestro propio negocio", agregó.

A su juicio, otro de los factores que impulsa la prosperidad latina es que "por cultura, los hijos de hispanos sienten más preocupación por ayudar a sus padres. De allí que tiendan a salir adelante para que 'mi mama deje de trabajar, o porque quiero comprar una casa a mi padre'".

Finalmente, recordó que la actitud frente a la vida productiva de los jóvenes inmigrantes es una consecuencia de que en los países de origen de sus padres, las economías no son estables, fijas ni grandes para garantizar el sustento y una buena calidad de vida. 

"Venimos a trabajar y nuestros hijos se crían viendo ese esfuerzo. Crecen con la idea de hacer algo por la familia y se preocupan por su futuro, el cual siempre contemplan con mucha prosperidad".


13 Me alegra 8 Me gusta 7 Me enoja 7 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión