Fuente: Coreen Villalobos Mundo
11/27/2019

Raleigh, N.C., 25 de noviembre de 2019- La aparición del nuevo jefe del Departamento de Seguridad de EEUU, Chad Wolf, en la capital de Carolina del Norte el lunes representó el recrudecimiento de la tensión social dentro de las comunidades inmigrantes, debido a que se reunió con representantes republicanos para mostrar cómo los alguaciles de algunos de los condados más grandes de Carolina del Norte ya no cooperan con los agentes federales de inmigración.

Ofreció una conferencia de prensa en el Edificio de Oficinas de la Legislatura de Carolina del Norte, junto al directivo de ICE, Matt Albane, demás agentes supervisores de Inmigración y familiares de víctimas de la violencia en las calles en Carolina del Norte, quienes ofrecieron testimonios acerca del sufrimiento dejado por "criminales" en sus vidas.

El mensaje fue directo y claro: le pedimos a los medios de comunicación que cuenten estas historias en sus ediciones vespertinas y matutinas porque hay criminales peligrosos en nuestras comunidades. Digan lo que está pasando e investiguen sobre qué se va a hacer para estar salvo".

Chad Wolf es el principal funcionario de Inmigración del presidente Donald Trump. Está a cargo de agencias federales como ICE, TSA y FEMA. Es la quinta persona a cargo del DHS en los tres años de mandato de Trump.

Ha sido evidente su postura frente a la inmigración. Sin titubeos, se ha sumado a la voces de los políticos conservadores que intentan criminalizar a las comunidades extranjeras y fue uno de los primeros y más férreos críticos del gobernador Roy Cooper por vetar el proyecto de ley HB 370, que de haber sido aprobado ya estuviera obligando a los alguaciles a cooperar con ICE, ocasionando el aumento de redadas, el levantamiento de órdenes de detención sin suficientes argumentos, agilizando deportaciones y fracturando a una mayor cantidad de familias.

"Hay un puñado de alguaciles en Carolina del Norte que han elegido por razones políticas, puramente políticas, eludir su responsabilidad de hacer cumplir la ley", dijo frente a los periodistas el vicegobernador Dan Forest, un republicano que aspira a ocupar el cargo de Cooper el próximo año.

Wolf respaldó esta aseveración diciendo que esos alguaciles se negaron a entregar a más de 500 personas que ICE quería detener bajo custodia en el último año.
Aclaró que ICE tiene la competencia de adelantar procedimientos de captura, sustanciación de casos, sin órdenes de jueces.

"Ningún juez tiene la autoridad de emitir una orden judicial por violación de las leyes de inmigración. Esto solo lo pueden hacer los oficiales de Inmigración, tal como está establecido en el Congreso. ICE realiza órdenes de detención para informar a las autoridades locales que hemos establecido causas probables para creer que un individuo ya ha sido detenido por delitos criminales. Esa persona debe ser removida del país, en cumplimiento de las leyes de Inmigración de nuestro país, para que no regresen a las calles de nuestras ciudades", dijo antes de insistir en que "no necesitamos una orden judicial para detenerlos y, siendo honestos, no hay ningún juez en este país que tenga una autoridad legal para emitir una orden judicial por una violación a inmigración civil. Esa responsabilidad recae únicamente sobre los  supervisores oficiales de Inmigración, como mandato del Congreso".

El líder republicano de la Cámara de Representantes de Carolina del Norte, Tim Moore, fue el anfitrión de este encuentro que se produjo a puerta cerrada y al que solamente pudieron entrar los medios de comunicación.

Estuvieron presentes varios alguaciles que cooperan con ICE, dentro de los cuales figuró el de Alamance, Terry Johnson, quien dijo que seguirá colaborando con los agentes federales de Inmigración para acabar con el tráfico de drogas y las bandas que azotan su condado.

Los alguaciles que siempre se han opuesto a esta cooperación han citado varias razones que los inducen a mantenerse reacios, entre ellas que se ha demostrado que las prácticas de ICE son inconstitucionales en tribunales federales, y la policía local puede ser considerada responsable de esas violaciones a la ley.

Los sheriffs del condado de Wake, Gerald Baker, y del condado de Mecklenburg, Garry McFadden, se han mostrado convencidos de que cuanto más reduzcan la cooperación de ICE, más crímenes podrán resolver, a partir del establecimiento de confianza y lazos más fuertes en las comunidades inmigrantes.

Abuso de autoridad
Iliana Dubester, directora ejecutiva de El Vínculo Hispano, ha dicho que el aumento de las redadas ha sido sorprendentemente exagerado este año, pronosticando un panorama aún más angustiante si los agentes de ICE recibieran más apoyo porque se ha demostrado que imponen un abuso de autoridad.
"Este año ha sido bastante fuerte. Se han registrado redadas en compañías. A principios de año hubo una redada masiva en una empresa fabricadora de armas en Sanford, que afectó a una treintena de familias. Y esta fue una represalia en contra de las elecciones de alguaciles no simpatizantes con ICE", recordó antes de criticar la actitud asumida por los funcionarios de Inmigración en la frontera Sur de Estados Unidos.
"Se están rechazando a familias en peligro que solicitan asilo político, sembrando temor en las comunidades hispanas. Se ha registrado un trato inhumano en los albergues", dijo.

Los testimonios 
El programa de intervenciones ante los medios incluyó el uso de la palabra de varios activistas, quienes dijeron que los inmigrantes habían matado a sus familiares. 
Mencionaron un caso local, el de Bryan José Guzmán, un joven de 18 años presunto asesino de su novia de 19 años, Marlene Yamileth Portillo-Posada, en Durham, quien fue arrestado por cargos de robo a mano armada y luego liberado de la cárcel en espera de su juicio, varios meses antes de que la policía encontrara el cuerpo de la chica.
"Esta fue una tragedia prevenible, y desafortunadamente puede ocurrir una y otra vez porque los funcionarios locales aquí en Carolina del Norte han optado por colocar el bienestar de los extranjeros criminales sobre el bienestar del pueblo estadounidense", dijo Wolf con el ceño fruncido, una vez que retomó el micrófono.
El padre de la joven de 16 años Tessa Tranchant, quien habría muerto en abril de 2007 tras ser arrollada por un inmigrante de 22 años que conducía presuntamente ebrio en las playas de Virginia Beach, también estuvo presente en la rueda de prensa.
A este comentario, reaccionó de manera inmediata, Griselda Alonso, miembro del Comité Popular Somos Raleigh, diciendo: "Nuestra comunidad pasa por exactamente lo mismo. Nuestra gente muere a consecuencia de personas manejando borrachas. Esto no es un problema de Inmigración, es un problema de alcoholismo que tiene esta sociedad".


19 Me alegra 18 Me gusta 19 Me enoja 18 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión