Fuente: Coreen Villalobos Mundo
06/24/2020

Chapel Hill, N.C., 23 de junio de 2020- Una preocupante denuncia confirma la hipótesis acerca de si los establecimientos hispanos están siendo focos de propagación del COVID-19, en momentos cuando las autoridades sanitarias de Carolina del Norte mostraron la impresionante gráfica ascendente de contagios entre inmigrantes latinos.

46% de los infectados con coronavirus en el estado está conformado por inmigrantes de origen latinoamericano. Es decir, de los 54,453 casos registrados en el estado, 25,048 entran en las estadísticas de afectados hispanos.

En cuatro días se han reportado más de 948 nuevos casos de contagios de COVID-19 dentro de esta comunidad, de acuerdo a los datos publicados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos del estado (NCDHHS).

Un cliente de un restaurante que vende comida mexicana en el área de Chapel Hill, quien conoce muy de cerca a uno de sus trabajadores y pidió a La Conexión mantener su nombre en anonimato, llamó al NCDHHS para denunciar lo que muchos temen: el manejo de alimentos sin cumplir las normas de higiene establecidas por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

"El dueño sabe que tiene casos positivos confirmados dentro de sus trabajadores. Cuando vio que algunos de ellos estaban quebrantados de salud, no los mandó a casa. En lugar de mantenerlos aislados, les pidió que siguieran trabajando. Luego, supo que habían dado positivo para coronavirus y no informó nada a nadie. Cuando otros empleados le dijeron que querían hacerse la prueba, porque comenzaron a sentir algunos síntomas, él les dijo que no se la hicieran para que no le cerraran el negocio".

Con indignación, el denunciante calificó este comportamiento de "irresponsable e individualista".

"Esto nos lo han dicho las autoridades hasta el cansancio. Hay personas que no muestran los síntomas. Tienen que pasar de 13 a 14 días para que empiecen a dar señales. Mientras tanto, se convierten en potenciales propagadores sin saberlo. Además, los resultados de una prueba de COVID-19 llegan al paciente 4 días después de someterse a ella. Y mientras las personas esperan los resultados, deben mantenerse encerradas. Lo último que deben hacer los dueños de restaurantes hispanos es tomar esto a la ligera", dijo.

La fuente relató lo que ocurre en el interior de este restaurante.

"Los trabajadores (meseros y cocineros) no utilizan el cubrebocas correctamente, cuando debe ser usado como ropa interior, es decir, te lo pones y ahí lo dejas. No va abajo de la nariz, no va abajo del mentón".

También precisó que los meseros no están usando guantes, cuando es fundamental, debido a que "el virus no se propaga solo por el aire. Se queda en las superficies si alguien habla, estornuda y tose sobre ellas. Si en un restaurante, en donde transita tanta gente, los trabajadores no usan tapabocas ni guantes, son unos irresponsables potenciales propagadores".

Agregó, sin titubeos, que "mucha gente sabe esto, pero por miedo a repercusiones, tienen miedo a denunciarlo". 

Formuló un llamado a meseros y cocineros.

"Deben ser conscientes. Si no pueden lavarse las manos constantemente, póngase guantes. Es molesto tener el cubrebocas, pero esto es lo que nos tocó vivir. El cubrebocas no es suficiente. Si vas a estar agarrando comida, ponte guantes. Es muy fácil decir: quédense en casa, cuando quedarse significa no tener un salario. Lo sabemos, pero no se puede poner en riesgo a los demás por tomar esto como un juego. Uno está tratando de apoyar a los negocios hispanos yendo a comer, pero hay mucha inconsciencia. 
Nosotros, los clientes, exigimos que los empleados lleven el cubrebocas como debe ser... al menos".

Reconoció que los dueños de restaurantes están pasando un mal momento, pero les dijo que es irresponsable decir a los empleados que no se reporten enfermos. 

"Tienen que ser responsables con sus empleados y clientes. Nos estamos arriesgando al ir a sus negocios. Uno se siente más protegido, cuando ve a los empleados con sus cubrebocas bien puestos". 

Finalmente, exhortó a la comunidad a denunciar cualquier establecimiento que incumpla las normas de higiene, llamando al Departamento de Salud o a El Centro Hispano.

"La persona puede hacer la denuncia de manera anónima, si tiene miedo a perder a su trabajo. También puede acudir a la policía".


50 Me alegra 48 Me gusta 51 Me enoja 52 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión