Fuente: EFE
06/29/2020

Río de Janeiro, 29 jun (EFE).- El regulador brasileño de las telecomunicaciones admitió que la subasta de las concesiones para operar la tecnología de quinta generación (5G) de telefonía móvil en el país tendrá que esperar hasta 2021, pero que el concurso será uno de los mayores del mundo porque ofrecerá derechos en cuatro bandas.

"Considerando los plazos administrativos necesarios después de que se publique el anuncio de la licitación, se espera que la subasta pública sólo ocurra en 2021", explicó la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel, regulador) en una nota enviada a Efe.

Dirigentes de la Anatel han dado a entender que su previsión es que la subasta pueda ser realizada en el primer trimestre del próximo año.

El organismo admitió que la subasta estaba prevista para este año pero que el edicto de la licitación aún está siendo sometido a consultas públicas y que serán necesarias otras gestiones antes de que el anuncio del concurso pueda ser efectivamente publicado.

De acuerdo con el regulador, las sugerencias hechas en las consultas públicas aún tendrán que ser analizadas por los técnicos de la Agencia, así como por el departamento jurídico, antes de que la propuesta final de licitación pueda ser presentada al Consejo Director para su aprobación final y publicación.

En compensación, la subasta otorgará derechos sobre cuatro diferentes bandas de radiofrecuencia (700 MHz, 2,3 GHz, 3,5 GHZ y 26 GHz), lo que, considerando que se trata de un país con dimensiones continentales y un mercado de 210 millones de habitantes, convierte el concurso en uno de los mayores del mundo en el sector.

Hasta 2019, la Anatel tenía previsto realizar una primera subasta para interesados en operar 5G en Brasil en el primer trimestre de 2020, pero entonces tan sólo planeaba ofrecer derechos sobre la banda de 3,5 GHz.

"Anatel ha sumado esfuerzos para promover con la mayor celeridad posible lo que será una de las mayores subastas (si es que no es la mayor) en términos de oferta de espectro en el mundo. La propuesta de aviso de licitación ofrecerá concesiones en cuatro diferentes bandas", según la nota enviada a Efe por la oficina de prensa del regulador para explicar el atraso del concurso.

La subasta ha generado gran interés internacional y hasta disputas por el apetito manifestado por el gigante Huawei para ofrecer sus tecnologías y las presiones públicas del Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, para que la compañía china sea vetada.

Pese a que Huawei no es una operadora de telefonía y no participaría en la subasta, se trata de una de las mayores empresas abastecedoras de infraestructura para tecnología 5G en el mundo junto a la sueca Ericsson y la finlandesa Nokia.

Los dirigentes de Huawei conversan desde hace varios meses con el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, sobre su interés de ofrecerle sus tecnologías en Brasil a las telefónicas que van a operar el 5G.

De acuerdo con versiones de prensa, en el aplazamiento de la subasta también influyeron los atrasos de algunas gestiones por la paralización de actividades durante la pandemia del coronavirus y las peticiones de un mayor plazo por parte de algunas de las empresas interesadas, afectadas por la crisis sanitaria.

Ello debido a que, además de pagar por las concesiones, las vencedoras de la subasta tendrán que hacer costosas inversiones en infraestructura en todas las regiones de Brasil, incluyendo algunas con bajo atractivo económico.

El atraso igualmente obedece a que la Anatel necesita hacer pruebas para verificar que una de las frecuencias no interfiera en las transmisiones de televisión parabólica.


7 Me alegra 7 Me gusta 6 Me enoja 5 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión