Fuente: Jenny Bustamante Ferrell
07/21/2020

El camino a nuestro sueño americano no siempre es el mismo para todos los inmigrantes.
Así como muchos llegan en avión, otros en barco y otros cruzando el desierto.
Una vez en esta tierra... hay altos y bajos. 

La columna de hoy está dedicada a una mujer inmigrante hispana, quien ha vivido momentos que parecen más una pesadilla que un sueño y ella sigue de pie con ayuda de una andadera (literalmente hablando), reinventándose y luchando para sacar adelante a sus hijos.

María de los Ángeles Juárez, originaria de Veracruz México, llegó a Estados Unidos hace 22 años.
Hoy está a la espera de un alivio migratorio de Visa-U, por haber sido víctima de violencia doméstica hace 15 años. 
A María la vida le ha puesto cuesta arriba la búsqueda del sueño americano. Luego de reponerse y lograr denunciar su caso, ella rehizo su vida.
Trabajaba en el área de comida y es madre de 5 hijos.

Un día, hace aproximadamente 4 años, tuvo la desafortunada experiencia de un accidente en auto. Varios de sus huesos se rompieron. La tuvieron más de cuatro meses internada en el hospital, múltiples operaciones, varios años de rehabilitación y silla de ruedas. 

Finalmente, cuando comenzaba a recuperarse gracias a las terapias, su pareja y padre de tres de sus hijos, desapareció sin dejar rastro.
Es por esto que esta mujer luchadora, pese a tener una cirugía y torniquetes en su pie derecho, está aprendiendo a coser con mucho sacrificio y está confeccionando mascarillas con diferentes diseños para la protección del COVID-19.

"El dolor en el pie, aunque ya es leve, aún molesta. Me pusieron una pieza metálica en el empeine, pero debo coser y hacer tantas mascarillas como sea posible para dar de comer a mis tres hijos de 10, 8 y 5 años". 

Pero otra preocupación se suma a la agitada vida de María: la están desalojando de la casa que habita. El contrato está a nombre del padre de sus hijos.
"Él desapareció de un momento a otro, sin previo aviso. He tenido que hacer de tripas corazones con los niños que están muy tristes. Es muy desconcertante lo que pasó: tener que verme en la necesidad de hacer algo inmediatamente pues necesitamos un lugar para vivir y algo qué comer. Con las condiciones que tengo de salud actualmente no es mucho en lo que puedo trabajar, pero confeccionar y coser sí puedo", dijo con tono suplicante.

La vida y el latente riesgo de perder su casa, la llevó a aprender un nuevo oficio y de forma rápida, en medio de la pandemia, ya que la renta no espera.
Afortunadamente, con la ayuda de una líder comunitaria Sandra Bueno, ha logrado conseguir unos días más mientras encuentran un lugar para vivir. 

"Yo hago lo que usted no puede, usted hace lo que yo no puedo y juntos podemos hacer grandes cosas." 

"Lo que le pido a Dios cada día es encontrar un lugar dónde vivir, ya que no quiero estar con mis hijos en la calle. Es difícil rentar en este país si no cuentas con referencias y un trabajo estable. Yo estoy dispuesta a trabajar arduamente para cumplir los compromisos, pues siempre lo hice antes de sufrir el accidente. Estoy muy agradecida por las personas que Dios ha puesto en mi camino", aseguró.

María confecciona y cose mascarillas, bandanas y  otros accesorios. Su idea es tener su propio negocio y que sea muy productivo.

Ahora pide a la comunidad que le tendamos una mano para que pueda sobreponerse a este otro percance, del cual seguro saldrá adelante cómo lo ha hecho anteriormente. 
Una cuenta Gofundme fue creada para María y su familia, así como un una cuenta Facebook donde tiene a la disposición los productos que está confeccionando. 

Para pedidos de mascarillas, pueden comunicarse con ella al teléfono: 919-866-9428.

Facebook: angelesjuarez.
Correo electrónico: mariejuarez14@yahoo.com. 
https://www.gofundme.com/f/MariaenEspaol


37 Me alegra 57 Me gusta 38 Me enoja 36 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión