Fuente: EFE
10/26/2020

Arlington (Texas, EE.UU.), 25 oct (EFE).- El duelo de la Serie Mundial entre los Dodgers de Los Ángeles y los Rays de Tampa Bay dejó este domingo nuevas marcas históricas desde que dio comienzo la primera entrada del Quinto Partido que tuvo como protagonistas al abridor Clayton Kershaw y al jardinero cubano, el novato Randy Arozarena.

El duelo acabaría con el triunfo por 4-2 de los Dodgers que ahora tienen ventaja de 3-2 en la serie al mejor de siete.

El campocorto Corey Seager impulsó al jardinero derecho Mookie Betts en la primera entrada para darle a los Dodgers la ventaja en el partido, el cuarto consecutivo que lo hacían en la Serie Mundial con al menos una anotación.

Algo que no se daba en el "Clásico de Otoño" desde 1932 cuando los Yanquis de Nueva York barrieron a los Cachorros de Chicago en cuatro partidos que tuvieron al menos una anotación en la primera media entrada del juego.

Después le tocaría el protagonismo al poder ofensivo de los Dodgers con los cuadrangulares del jardinero izquierdo Joc Pederson y el primera base Max Muncy que convirtieron al equipo angelino como el único con más jugadores que han botado la pelota fuera del parque al menos una vez en una Serie Mundial.

Pederson y Muncy son dos de un total de nueve bateadores de los Dodgers que han conectado al menos un cuadrangular en esta serie contra los Rays.

Los otros siete son el jardinero central Cody Bellinger, Betts, Chris Taylor, Will Smith, Seager, el tercera base Justin Turner y el receptor Austin Barnes.

La marca anterior de más bateadores con por lo menos un bambinazo en una Serie Mundial pertenecía los Atléticos de Oakland de 1989.

Se dio cuando los Atléticos barrieron (4-0) a los Gigantes de San Francisco y la ofensiva del equipo de Oakland tuvo el apoyo con los cuadrangulares de Dave Parker, Tony Phillips, Terry Steinback, Dave Henderson, el cubano José Canseco, Carney Lansford, el Salón de la Fama Rickey Henderson y Walt Weiss.

El domingo, el batazo de Muncy fue bien llamativo. Fue ante una recta de 99 millas por hora del derecho Tyler Glasnow y salió del bate a 111,5 mph, con una distancia de 434 pies.

El vuelacercas de Pederson, también frente a Glasnow, fue frente a una bola rápida de 98,5 mph. Tuvo una velocidad de salida de 106 mph y una distancia de 428 pies.

Entonces le llegó el turno a Kershaw, quien desde el montículo, rompió la marca de más ponches como profesional en los playoffs, que pertenecía a Justin Verlander (Astros), al abanicar al jardinero central de los Rays, Kevin Kiermaier, en la quinta entrada del partido que se disputó en el Globe Life Field, y ponerse con 206.

El estelar zurdo de los Dodgers terminó con 201 tras su apertura del Primer Partido del Clásico de Otoño contra los Rays. Sólo él y Verlander tienen más de 200 abanicados en encuentros de playoffs.

Tras dominar a Kiermaier, Kershaw ponchó al receptor Mike Zunino para ponerse con la nueva marca de 207 bateadores retirados por la vía del ponche.

Kershaw empezó esta postemporada ponchando a 13 durante una victoria de los Dodgers sobre los Cerveceros de Milwaukee, en el Segundo Partido, de la Serie de Comodines de la Liga Nacional.

El partido de este domingo fue el trigésimo séptimo -trigésima apertura- de Kershaw en juegos de playoffs.

Mientras que Arozarena se encargaba de ser de nuevo el protagonista de las marcas históricas con los Rays al pegar sencillo impulsador contra Kershaw y poner al equipo de Tampa Bay una carrera abajo en el marcador (2-3).

Además su imparable fue el vigésimo séptimo en lo que va de los playoffs y se convirtió en nueva marca al superar los 26 que estaban en poder del venezolano Pablo Sandoval, quien los logró en la temporada del 2014 con los Gigantes.

El sábado, Arozarena, de 25 años, llegó a nueve jonrones, un nuevo récord para una postemporada.

Además, ya había superado también la marca de Derek Jeter (23, Yanquis, 1996) de imparables para un novato en un año de playoffs/Serie Mundial. Y con su sencillo el domingo, amplió a 59 su propio récord de total de bases alcanzadas en una postemporada.

Dentro de los Rays, Arozarena ya comparte la marca de imparables de por vida en playoffs con B.J. Upton y, esos nueve cuadrangulares en estos playoffs/Serie Mundial, está empatado en el primer lugar en jonrones de por vida en postemporada con Evan Longoria.

El Quinto Partido también dejó el "out" en la registradora del jardinero izquierdo de los Rays, el dominicano Manuel Margot, quien se arriesgo y Kershaw descifró sus intenciones y evitó que pudiese poner el empata (3-3) en la pizarra en la parte baja de la cuarta entrada con dos "outs" en la pizarra.

Con Margot en plena carrera hacia el plato, Kershaw tuvo tiempo para sacar el pie de la goma de lanzar y le tiró la bola al Barnes, quien tocó al jardinero dominicano cuando buscaba el home.

El último jugador en ser retirado robándose el home en un partido de Serie Mundial fue Shane Mack por los Mellizos ante los Bravos de Atlanta en el Juego 4 de la Serie Mundial de 1991. El lanzador Atlanta en ese momento era John Smoltz.

El último jugador en robarse el home en la Serie Mundial fue Brad Fullmer de los Angelinos de Anaheim, en el 2002, cuando fue parte de un doble robo con Scott Spiezio, quien estaba en la primera base.

El último robo del plato directo en un partido de Serie Mundial fue el legendario Jackie Robinson por los Dodgers ante los Yanquis en 1955.


16 Me alegra 15 Me gusta 15 Me enoja 13 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión