Fuente: Dra. Olivia Galvez
08/17/2021

Después de un año y medio de pandemia y cuarentena, todos tenemos ganas de hacer otra vez lo que más extrañamos, en especial reunirnos con nuestros seres queridos. Pero aún no podemos abandonar lo que hemos aprendido durante todo este tiempo de cuarentena y aislamiento: que la salud es una responsabilidad colectiva. 

Desafortunadamente, los hispanos seguimos rezagados en las cifras de vacunación y, ahora más que nunca, debemos continuar llevando un importante mensaje: tenemos que vacunarnos y tenemos que hacerlo hoy.  

Sabemos que los latinos tenemos probabilidades más altas de contraer el virus y de ser hospitalizados como resultado de la enfermedad, en particular porque estamos sobre representados en el importante sector de trabajadores esenciales, arriesgando nuestras vidas todos los días.

Entendemos también que, en las comunidades hispanas, existen barreras de acceso, tiempo y lenguaje en relación con las vacunas disponibles. Pero igual que tenemos muchas barreras, hoy en día, también hay muchas opciones de ayuda. Las vacunas ya están disponibles en infinidad de lugares, con acceso más fácil para todos, y completamente gratuitas a todo el mundo por igual.    

Aparte de estar luchando contra una pandemia de un virus letal, también estamos luchando contra una campaña de desinformación. Por mi propia experiencia hablando con mis pacientes, sé que muchos creen que los mitos en torno a las vacunas son verdaderos y no se fían de que las vacunas sean seguras. 

Mitos que la vacuna causa la infertilidad, que la vacuna contiene un microchip, que la vacuna nos infecta con el virus del COVID, por ejemplo. Por eso es tan importante reiterar que esos mitos no son verdad ni tienen ninguna validez científica. La vacuna NO causa infertilidad. La vacuna NO contiene microchips. La vacuna NO te inyecta el virus del COVID. Todos estos son mitos erróneos y falsos, e incluso dañinos, porque evitan que las personas se vacunen y acaben protegiéndose totalmente.  

Las vacunas contra el COVID son la medicina exacta que llevamos tanto tiempo buscando para volver a un estilo de vida más normal. Las vacunas son seguras y efectivas y reducen significativamente las posibilidades de contraer y de propagar el virus, especialmente a familiares y amigos. Se han hecho muchos estudios clínicos rigurosos, examinando la eficacia de estas vacunas y la comunidad científica a nivel mundial ha sido muy clara en su mensaje: las vacunas salvan vidas. 


Muchos de mis pacientes me dicen que piensan que las vacunas no son seguras por que se han desarrollado rápidamente. Eso es otra falsedad. El mundo entero se vio atacado por una pandemia de salud, pero también se vio sufriendo de una crisis social y económica. Como respuesta a esto, en pocos meses, todos los recursos de muchos gobiernos a nivel mundial se movilizaron inmediatamente para buscar una vacuna lo antes posible. Se priorizo esta vacuna por encima de todo lo demás, y fueron muchas las manos expertas, incluidos las manos de latinas y latinos como nosotros las que ayudaron a probar, evaluar y a agilizar el proceso de aprobación. 

Los efectos secundarios más comunes de las vacunas suelen ser leves e incluyen dolor en la zona de inyección en el brazo, fatiga, fiebre, dolor de cabeza, síntomas típicos de una gripe, pero que duran por muy poco tiempo. 

Tengo pacientes que han sobrevivido al COVID y me dicen que prefieren tener estos efectos secundarios durante semanas en comparación con lo que sufrieron con el COVID cuando estaban enfermos. Los efectos secundarios son mínimos y temporales. No se pueden comparar con los síntomas que produce la enfermedad en sí.

Para obtener más información sobre el coronavirus, yo siempre mando a mis pacientes a que visiten la página del CDC: cdc.gov/coronavirus-es. Para encontrar una vacuna hay varias alternativas, pueden visitar vacunas.gov o llamar al 1-800-232-0233. También pueden unirse al grupo de chat de WhatsApp poniendo el número 1-833-636-1122.

No demore en concertar su cita de vacunación o en ayudar a sus familiares y amistades a hacer la suya.  Las vacunas son completamente gratuitas a todo el mundo, sin importar su situación migratoria o si no tiene seguro de salud. Juntos Sí Podemos.

Dra. Olivia Gálvez, MD, especialista en medicina de familia del centro WFMC Health en Salem, Oregón. 


65 Me alegra 64 Me gusta 64 Me enoja 64 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión