Fuente: La Nación
09/09/2021

WAS­HING­TON.- Es­ta­dos Uni­dos ce­le­bró el lu­nes pa­sa­do el Día del Tra­ba­jo, o La­bor Day, un fe­ria­do que ade­más de con­me­mo­rar a los tra­ba­ja­do­res a con­tra­mano del res­to del mun­do, que ce­le­bra el 1º de ma­yo, mar­ca el fin in­for­mal del ve­rano y la vuel­ta a la vi­da nor­mal, con re­torno a las au­las in­clui­do.

Fue el fi­nal de los me­ses más trau­má­ti­cos de la pre­si­den­cia de Joe Bi­den, que to­ca a las puer­tas del oto­ño bo­real con su po­pu­la­ri­dad de ca­pa caí­da: por pri­me­ra vez, son más quie­nes desaprue­ban su ges­tión que quie­nes la aprue­ban.

La caó­ti­ca re­ti­ra­da de Af­ga­nis­tán, el fu­rio­so re­pun­te de los con­ta­gios de co­ro­na­vi­rus por la va­rian­te del­ta y la re­ti­cen­cia de mu­chos a va­cu­nar­se ter­mi­na­ron por en­te­rrar el "ve­rano de ale­gría" que ha­bía au­gu­ra­do Bi­den a prin­ci­pios de ju­nio, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos pa­re­cía ha­ber de­ja­do atrás lo peor de la pan­de­mia, y le pu­sie­ron un pun­to fi­nal a la lu­na de miel que sue­le acom­pa­ñar el ini­cio de un nue­vo go­bierno.

An­tes de la lle­ga­da del ve­rano, más de la mi­tad del país apro­ba­ba la ges­tión de Bi­den. El re­cha­zo ape­nas su­pe­ra­ba el 41%, dán­do­le a la Ca­sa Blan­ca am­plio mar­gen po­lí­ti­co. Con la cam­pa­ña de va­cu­na­ción en­ca­mi­na­da, Bi­den y su equi­po se pre­pa­ra­ban pa­ra dar­le ai­re a su agen­da do­més­ti­ca, con eje en su am­bi­cio­so plan de in­fra­es­truc­tu­ra. A fi­nes de ju­lio, la Ca­sa Blan­ca ce­le­bró un "his­tó­ri­co acuer­do bi­par­ti­dis­ta" pa­ra po­ner en mar­cha ese plan, que in­cluía in­ver­sio­nes nue­vas por más de 500.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Lue­go de un du­ro ve­rano, Bi­den lle­ga al oto­ño con una apro­ba­ción del 45,3% de los nor­te­ame­ri­ca­nos, y un re­cha­zo a su tra­ba­jo del 49,5%.

La va­rian­te del­ta ha­bía co­men­za­do a ele­var los con­ta­gios y a ges­tar una cuar­ta ola en la se­gun­da mi­tad de ju­lio.

La cam­pa­ña de va­cu­na­ción, que a prin­ci­pios de año des­per­ta­ba en­vi­dia glo­bal, ha­bía co­men­za­do a mos­trar sus li­mi­ta­cio­nes unas se­ma­nas an­tes: Es­ta­dos Uni­dos no lo­gró al­can­zar la me­ta fi­ja­da por Bi­den de lle­gar al 4 de ju­lio, el Día de la In­de­pen­den­cia, con al me­nos el 70% de la po­bla­ción adul­ta va­cu­na­da. Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias ya ad­ver­tían de una "pan­de­mia de los no va­cu­na­dos", y la re­sis­ten­cia de al­re­de­dor de un ter­cio del país a in­mu­ni­zar­se.

A fi­nes de agos­to, Es­ta­dos Uni­dos ya ha­bía lle­ga­do a re­gis­trar un pro­me­dio de más de 170.000 con­ta­gios dia­rios, un ni­vel si­mi­lar al de prin­ci­pios de año, an­tes de que Bi­den asu­mie­ra la pre­si­den­cia.

Los hos­pi­ta­les en va­rios es­ta­dos co­men­za­ron a re­ci­bir ca­da vez más pa­cien­tes otra vez, y cin­co de ellos -Ala­ba­ma, Geor­gia, Te­xas, Flo­ri­da y Ar­kan­sas- lle­ga­ron a te­ner más del 90% de sus ca­mas de te­ra­pia in­ten­si­va ocu­pa­das a prin­ci­pios de es­te mes.

Cam­bio de for­tu­na

El ve­rano bo­real mar­có un cam­bio de for­tu­na a am­bos la­dos del Atlán­ti­co: la Unión Eu­ro­pea, que arran­có su cam­pa­ña de va­cu­na­ción con len­ti­tud y pro­ble­mas, su­peró a Es­ta­dos Uni­dos en can­ti­dad de va­cu­nas ad­mi­nis­tra­das por per­so­na. Por­tu­gal, Es­pa­ña, Bél­gi­ca, Di­na­mar­ca, Gran Bre­ta­ña, Ho­lan­da, Ale­ma­nia, No­rue­ga y Gre­cia son al­gu­nas de las na­cio­nes eu­ro­peas que tie­nen más per­so­nas to­tal­men­te in­mu­ni­za­das que Es­ta­dos Uni­dos, don­de, pe­se a la abun­dan­cia de va­cu­nas, ape­nas el 53,2% de la po­bla­ción ya com­ple­tó el tra­ta­mien­to.

El re­pun­te de los con­ta­gios, que pa­re­ce ha­ber co­men­za­do a ce­der, le im­pu­so un freno a la reac­ti­va­ción de la eco­no­mía. El mes pa­sa­do, Es­ta­dos Uni­dos creó 235.000 nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, muy por de­ba­jo de las ex­pec­ta­ti­vas del mer­ca­do. Bi­den di­jo que sus pla­nes ha­bían crea­do una reac­ti­va­ción "per­du­ra­ble", pe­ro re­co­no­ció el freno.

"No hay du­da de que la va­rian­te del­ta es la ra­zón por la que el da­to de em­pleos no es más só­li­do. Sé que la gen­te bus­ca­ba, y yo es­pe­ra­ba, un nú­me­ro ma­yor", di­jo en un dis­cur­so en la Ca­sa Blan­ca.

A la par del avan­ce de la va­rian­te del­ta en los es­ta­dos con ba­ja pro­por­ción de po­bla­ción va­cu­na­da, el de­te­rio­ro en Af­ga­nis­tán pro­vo­có la peor cri­sis po­lí­ti­ca de la pre­si­den­cia del de­mó­cra­ta.

El fur­ti­vo avan­ce ta­li­bán so­bre Ka­bul y la caí­da del go­bierno de Ash­raf Gha­ni lle­va­ron a una caó­ti­ca re­ti­ra­da que in­clu­yó la muer­te de 13 mi­li­ta­res en un aten­ta­do te­rro­ris­ta du­ran­te la eva­cua­ción fi­nal.

Bi­den de­fen­dió su de­ci­sión de po­ner fin a la "gue­rra eter­na" y la ma­yo­ría del país res­pal­dó esa de­ci­sión, pe­ro las imá­ge­nes de­vas­ta­do­ras del re­plie­gue de Ka­bul y el re­torno de los ta­li­ba­nes al po­der inun­da­ron los te­le­vi­so­res y los dia­rios du­ran­te dos se­ma­nas in­ter­mi­na­bles.

La Ca­sa Blan­ca con­fía en la agen­da do­més­ti­ca de Bi­den y la re­cu­pe­ra­ción a la pan­de­mia pa­ra tor­cer la caí­da en la ima­gen del pre­si­den­te. Dos nue­vos fren­tes que aso­man en el ho­ri­zon­te vol­ve­rán a po­ner en jue­go la agi­li­dad de su go­bierno: Es­ta­dos Uni­dos se ha em­bar­ca­do en una nue­va pe­lea por el ac­ce­so al abor­to -pa­ra mu­chos, la ma­dre de to­das las ba­ta­llas cul­tu­ra­les-, y la Ca­sa Blan­ca de­be lo­grar que el Con­gre­so ele­ve el te­cho de la deu­da el mes pró­xi­mo, una dis­cu­sión que ha­ce diez años, cuan­do Bi­den era vi­ce­pre­si­den­te de Ba­rack Oba­ma, pu­so al país al bor­de de un de­fault.

La fal­ta de re­sul­ta­dos en la cri­sis fron­te­ri­za -el nú­me­ro de de­ten­cio­nes en ju­lio fue el ma­yor en dos dé­ca­das- no es el úni­co ar­gu­men­to que usan los re­pu­bli­ca­nos pa­ra ata­car a Ha­rris. Des­de que asu­mió no ha rea­li­za­do prác­ti­ca­men­te nin­gu­na con­fe­ren­cia de pren­sa so­la, se­gún The Hill, más allá de un en­cuen­tro du­ran­te su vi­si­ta a Viet­nam a fi­na­les de agos­to, en el que res­pon­dió a las pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas du­ran­te 20 mi­nu­tos.

El ba­jo per­fil que ha asu­mi­do en las úl­ti­mas se­ma­nas en los asun­tos más can­den­tes se ha he­cho más evi­den­te en la cri­sis de Af­ga­nis­tán por la re­ti­ra­da de las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses.

El fias­co de Ka­bul

Cuan­do es­ta­lló el caos en Ka­bul, Ha­rris es­ta­ba de gi­ra por el sud­es­te asiá­ti­co. En una com­pa­re­cen­cia el 24 de agos­to, de­fen­dió la de­ci­sión de Bi­den de po­ner fin a la gue­rra, des­ta­có la for­ma en la que se es­ta­ba ha­cien­do la ope­ra­ción de eva­cua­ción y agra­de­ció la co­la­bo­ra­ción de los alia­dos. Y des­pués zan­jó el te­ma. Des­de en­ton­ces, se­gún los co­mu­ni­ca­dos de la Ca­sa Blan­ca, la vi­ce­pre­si­den­ta no se ha re­fe­ri­do al asun­to. Sí ha es­cri­to al­gu­nos tuits pa­ra apo­yar los men­sa­jes de Bi­den.

Las fe­mi­nis­tas aún es­pe­ran co­no­cer su po­si­ción so­bre la si­tua­ción de las mu­je­res af­ga­nas que aho­ra vi­ven ba­jo el con­trol ta­li­bán y sus crí­ti­cos le acha­can fal­ta de ex­pe­rien­cia en po­lí­ti­ca ex­te­rior.

Un son­deo de Los An­ge­les Ti­mes re­ve­la que el ma­yor re­cha­zo a la ges­tión de Ha­rris pro­vie­ne de hom­bres (56%, fren­te al 44% en mu­je­res) y blan­cos, tam­bién 56%, mien­tras que la co­mu­ni­dad ne­gra es la que más la apo­ya, con un 65%.

Una in­ves­ti­ga­ción del dia­rio des­ta­ca que Ha­rris, al igual que otras mu­je­res po­lí­ti­cas con car­gos re­le­van­tes, se con­vir­tió ca­da vez más en blan­co del aco­so por in­ter­net. En re­des so­cia­les hay cien­tos de mi­les de men­sa­jes con "ata­ques se­xis­tas, vio­len­tos y mi­só­gi­nos con­tra ella", in­for­ma el dia­rio. Otros me­dios pu­bli­can ar­tícu­los con fuen­tes anó­ni­mas so­bre el ma­les­tar que exis­te en su equi­po.

Es ha­bi­tual que en Es­ta­dos Uni­dos los vi­ce­pre­si­den­tes sean peor va­lo­ra­dos que sus je­fes, ya que sus ta­reas sue­len des­per­tar me­nor in­te­rés. Has­ta ha­ce unas se­ma­nas, es­te era el ca­so en la ad­mi­nis­tra­ción Bi­den­ha­rris, pe­ro el fias­co de la sa­li­da de Af­ga­nis­tán cas­ti­gó tam­bién al pre­si­den­te (ver apar­te). Pe­se al po­co tiem­po que am­bos lle­van en sus car­gos, la caí­da en los apo­yos pue­de per­ju­di­car a los de­mó­cra­tas en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del pró­xi­mo año, en las que po­drían per­der el con­trol de la Cá­ma­ra ba­ja y del Se­na­do.

Fal­ta to­da­vía mu­cho pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2024. Pe­ro la caí­da en la po­pu­la­ri­dad pe­sa tan­to en Bi­den -que ya ha­bía anun­cia­do su in­ten­ción de vol­ver a pre­sen­tar­se- co­mo en Ha­rris, la po­si­ble sus­ti­tu­ta si es­to no ocu­rrie­ra.

Am­bos em­pie­zan con mal pie pa­ra com­pe­tir de nue­vo con­tra Do­nald Trump, que ya co­que­tea abier­ta­men­te con in­ten­tar vol­ver a la Ca­sa Blan­ca en tres años.


21 Me alegra 22 Me gusta 20 Me enoja 21 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión