Fuente: EFE/Los Ángeles Times
05/24/2022

Los Ángeles, 20 de mayo de 2022- En vista de la escasez de fórmulas para bebés que se registra en Estados Unidos, numerosas madres latinas están tomando la desesperada decisión de reducir las fórmulas, rindiéndolas con leche de vaca.
Así lo dio a conocer Kelly Sawyer Patricof, de Baby2Baby, una organización sin ánimo de lucro con sede en Los Ángeles que distribuye fórmula y otros suministros a las familias necesitadas. 
"También utilizan el zumo como sustituto o hacen la transición a los alimentos sólidos antes de que sus bebés estén preparados para el desarrollo". agregó.
 
La crisis se ha agravado durante meses, ya que millones de padres luchan por alimentar a sus hijos. Pero las madres de bajos ingresos se han visto especialmente afectadas. Alrededor de la mitad de la fórmula infantil que se vende en Estados Unidos se adquiere a través del Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños, o WIC, que paga la alimentación de las personas embarazadas y los niños menores de 5 años que viven en la pobreza.
 
Aunque todo tipo de bebés recibe leche de fórmula por múltiples razones, los beneficiarios del WIC la reciben a un precio aproximadamente dos veces superior al de sus vecinos más ricos. En el sur de Los Ángeles, más del 70% de los bebés son alimentados con leche artificial; en el Westside, aproximadamente la misma proporción recibe sólo leche materna. En toda California, unos 150.000 bebés reciben leche artificial a través del programa.
 
Ahora, muchas madres dicen que les cuesta encontrarla. La escasez comenzó a finales del año pasado, cuando muchos ingredientes de la leche de fórmula quedaron atrapados en la cadena de suministro interrumpida, junto con los cochecitos de bebé, los asientos de coche y las cunas.
 
Pero la escasez se hizo más grave en febrero de este año, después de que dos bebés murieran y otros dos fueran hospitalizados con infecciones por Cronobacter vinculadas a la leche de fórmula de una planta de Abbott Laboratories en Sturgis, Michigan.
 
Abbott fabrica más del 40% de la leche de fórmula para bebés que se vende en Estados Unidos, principalmente bajo la marca Similac. También es el principal proveedor de los programas WIC en muchos estados, como Luisiana, Washington y Texas.
 
Las infecciones desencadenaron una oleada de retiradas, sobre todo de fórmulas especiales utilizadas por bebés y niños médicamente frágiles. Y lo que es peor, la planta -la mayor instalación de fabricación del mayor proveedor de fórmulas del país- fue cerrada.
 
"Con la combinación de todos estos problemas de producción y la retirada del mercado, hay una importante escasez en todos los sentidos", dijo Nicole Meadow, dietista clínica del Instituto del Corazón del Hospital Infantil de Los Ángeles. "Varias veces al día estoy enviando cajas de fórmula a una familia, sólo para ayudar con las brechas".
 
El programa WIC de California tiene contrato con Mead Johnson, el fabricante de Enfamil, que controla la mayor parte del resto del mercado. Pero ahí también persisten los problemas en la cadena de suministro.
 
A principios de esta semana, los estantes de fórmula de una tienda Target en Compton lucían casi vacíos. En línea, el minorista ya no tenía una lista de los productos cubiertos por WIC, ni casi ninguna otra fórmula.
 
A medida que Similac se ha ido agotando, los padres con medios han buscado alternativas. Millones optan por la leche artificial porque no pueden o no quieren amamantar, porque sus hijos son adoptados o han nacido por gestación subrogada o porque han tenido problemas para producir suficiente leche.


16 Me alegra 15 Me gusta 16 Me enoja 16 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión