Fuente: Carlos Benucci, líder juvenil de coaliciones venezolanas
08/10/2022

Pensar que en Venezuela no están ocurriendo sucesos políticos de importancia en un momento determinado sería producto del desconocimiento. 

Si bien es cierto que no existen hechos noticiosos como lo fueron las movilizaciones populares del 2017 o la juramentación del Presidente Encargado, Juan Guaidó, en el 2019; también lo es que el chavismo ha estado avanzando en varios frentes para garantizar su permanencia en el poder y, en esta ocasión, con reconocimiento y legitimidad internacional. 

Si pudiéramos señalar una de las últimas victorias más relevantes del chavismo, yo destacaría tres de ellas: 

La participación de la oposición venezolana en una mesa de negociaciones en México.

Su participación en elecciones regionales y municipales.

Las últimas reuniones que han tenido con personal oficial de la administración Biden. 

¿Y por qué centrarnos en mencionar las victorias del chavismo? 

Porque esto nos demuestra que han sido escenarios propiciados por el régimen y que han obtenido resultados favorables.

El chavismo, que hacía un par de años tenía una pésima imagen internacional, hoy sigue direccionando su política nacional e internacional hacia los elementos que pueden considerar más relevantes para el fortalecimiento de la revolución: legitimidad, reconocimiento, apertura de relaciones comerciales, renovación de relaciones diplomáticas y acuerdos de integración internacional. 

El diálogo en México del 2020 finalmente no logró mejoras electorales, foco fundamental de la delegación Venezuela de oposición en estas negociaciones. Por el contrario, antes de elaborar algún acuerdo, el régimen pateó la mesa por la extradición a territorio norteamericano de Alex Saab, empresario colombiano acusado de blanquear millones de dólares del gobierno venezolano a través de bancos de Miami.

En mayo de este año, Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela (creada en paralelo a la Asamblea Nacional establecida), anunció nuevamente la reanudación de las conversaciones, pero esta vez con todos los sectores de oposición, incluyendo al "grupo de los alacranes" que se hicieron de algunas alcaldías y una gobernación. 

¿Por qué reanudar estas conversaciones? 

El chavismo tiene su foco en el 2024, año electoral para la presidencia en Venezuela. Y, si se allana el camino, Nicolás Maduro, quien fue asignado por el difunto Hugo Chávez como Presidente de la República, sin que hubiesen elecciones; tendría la posibilidad de elegirse, por primera vez, como presidente legítimo. 

Esto explica entonces la necesidad del chavismo de que la oposición legítima hubiese participado en el proceso electoral, junto al grupo de los alacranes. En algunos casos, líderes opositores y los llamados "alacranes" -en próximas ediciones les ofreceré detalles de quiénes son y de dónde vienen- se aliaron para enfrentar al chavismo en la contienda electoral. 

De este modo y según lo anunciado por el vocero de la delegación del régimen en México, "será un diálogo de participación de todos los sectores de oposición".

Por los americanos detenidos

Funcionarios norteamericanos liderados por James Story, encargado de los Asuntos Venezolanos de la administración Biden, revelaron que las conversaciones que han avanzado con el régimen han girado en torno a solicitudes de liberación de los ciudadanos norteamericanos detenidos en Venezuela.

Algunos ya fueron liberados, después de la primera visita en marzo del presente año. 

Desde luego, estas visitas no descartan un intento de retomar relaciones parciales que no comprometan la política de Estado, pero que generen un puente de interlocución entre Miraflores -Palacio Presidencial de Venezuela- y la Casa Blanca. 

Maduro utilizará todas las oportunidades próximas para hacer ver al mundo que el proceso electoral presidencial a generarse en el 2024 será un proceso limpio y legítimo.


27 Me alegra 28 Me gusta 26 Me enoja 25 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión