Fuente: Eric Sánchez, educador y fundador de Henderson Collegiate
10/08/2019

Cómo amamos y enseñamos a nuestros hijos y aseguramos que cumplan las más altas expectativas? He comenzado mi día con esta pregunta durante los últimos 15 años. Como educador, líder de color y padre, conozco las amplias demandas que esta pregunta nos impone a todos. Sin embargo, es la única pregunta que importa. Al responder a este dilema, debemos enfrentar cada día el desafío de ser ejemplo de disciplina, integridad, pasión y determinación para los estudiantes que quieren y merecen el éxito. Si les pedimos a nuestros estudiantes y familias que se conviertan ciudadanos y líderes que este país necesita que sean para lograr un progreso equitativo, debemos modelar este comportamiento temprano y con frecuencia en las vidas de nuestros niños.

Y sé esto de primera mano. Hace veinticinco años, ingresé a mi primer año de secundaria en la Academia Militar de Nueva York. Esta fue mi última parada para encontrar el entorno académico adecuado para que tuviera éxito. Durante esos cuatro años, mis maestros arraigaron en mí principios en torno a mi compromiso profesional y personal para ayudar a otros estudiantes que pueden haber experimentado reveses al principio de su vida académica como yo.

En 2010, cofundé Henderson Collegiate con mi esposa, Carice Sánchez, como líder de la escuela en su primera clase de 4to grado de 100 estudiantes.

Desde entonces, hemos dirigido la escuela a medida que se expandía un nivel de grado cada año. Somos líderes chárter apasionados, sabiendo que todas las escuelas chárter son escuelas públicas, y estamos haciendo nuestra parte para servir a los estudiantes en todo Henderson y en todo Carolina del Norte. Hoy soy el Director Ejecutivo con más de 1.300 estudiantes en varias escuelas. A lo largo de los años hasta hoy día, todavía necesito que mis maestros cumplan la misma demanda: ¿a quién nos hemos alentado hoy para inspirar? ¿Cómo nos presentamos en el aula y en las interacciones diarias con los estudiantes para presentar el mejor ejemplo de nosotros mismos que puedan modelar? Entiendo de primera mano que no podemos crear una cultura de excelencia académica y logros, si no somos el arquetipo de esto para nuestros estudiantes primero.

Este mes mi historia, incluyendo mis logros y desafíos, apareció en el informe de la Alianza Nacional para Escuelas Públicas Chárter "Perfiles de líderes de color: creación de un personal eficaz" que destaca los valores y principios fundamentales de Henderson Collegiate para formar líderes educativos de color. Nos enfocamos específicamente en tres marcadores principales del éxito de liderazgo: capacitación con compasión, enseñanza con excelencia y participación con empatía. El informe también se centra en los cuatro indicadores clave que creemos que conducen al éxito del estudiante y de la comunidad escolar:

Abolir las desigualdades sistémicas y limitar los paradigmas en torno a la raza, la economía, el género y los estilos de aprendizaje.

Capacitar a los maestros para que tengan una radical compasión y autoconciencia cuando se relacionen con los estudiantes, las familias y entre ellos.

Desarrollar estudiantes auténticos y empáticos que creen espacios seguros para ellos y para que otros florezcan individualmente.

Fomentar un compromiso con la excelencia académica y la autorreflexión positiva.

La inteligencia social es un valor fundamental que mi personal y yo practicamos diariamente para mejorar el apoyo socioemocional que prestamos a nuestros estudiantes, familias y comunidades. No solo somos educadores, sino que somos socios de los padres para garantizar que confíen en nosotros para preparar a sus hijos para los desafíos de la vida dentro y fuera del aula. Muchos de nuestros estudiantes ya enfrentan preocupaciones y presiones de adultos a una edad temprana, en respuesta a lo cual trabajamos incansablemente con socios de la comunidad y padres para crear sistemas de apoyo para protegerlos de cualquier consecuencia negativa a largo plazo.

Como resultado, los estudiantes de Henderson Collegiate han logrado un éxito medible al incorporar estas prácticas. A través de estos esfuerzos, mi equipo de educadores está preparando a los estudiantes diariamente para responder a su propio llamado a la acción por los derechos civiles, tal como lo hice yo. Les recuerdo a mis alumnos que en esta generación, la única forma en que podemos acercarnos a 2020 con confianza es crear caminos para la equidad educativa. Si vamos a exigir un país más informado con un mayor enfoque en la igualdad, entonces debemos construir líderes de color en el aula. He respondido a este llamado, pero necesitamos que más personas se den cuenta de que el futuro del país depende de nuestros estudiantes actuales y que queremos ser parte de esta misión.


10 Me alegra 8 Me gusta 7 Me enoja 8 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión