Fuente: EFE
02/11/2018

París, 11 feb (EFE).- El ministro francés de Interior, Gérard Collomb, destacó hoy que en enero aumentó un 29 % el número de expulsiones de inmigrantes sin papeles respecto al mismo mes del pasado año, y subrayó la voluntad del Gobierno de dar un tratamiento distinto a los refugiados y a los inmigrantes económicos.

"Estamos obligados a hacer una selección porque, llegado un momento, no podremos dar un futuro a todo el mundo", señaló Collomb en una entrevista a la emisora de radio "France Inter".

Insistió en que lo que quiere es que "aquellas y aquellos a los que acojamos en Francia tengan un futuro en nuestro país".

Indicó que el pasado año hubo 100.000 demandas de asilo en Francia, lo que significó un incremento del 7 % respecto a 2016, cuando ya se había producido una subida del 23 % frente a 2015.

A partir de esas cifras, el ministro consideró que su país no puede acoger a un número de personas que crece de forma "exponencial".

El Gobierno francés prepara un proyecto de ley cuyos objetivos declarados son, por una parte, favorecer la integración de los refugiados, reduciendo a un máximo de seis meses la tramitación de sus solicitudes y ofreciéndoles cursos de francés y de formación profesional.

La segunda parte del plan es acelerar los procedimientos de expulsión de los que no consigan demostrar que son refugiados y de otros inmigrantes económicos que no tengan la documentación en regla, entre otras cosas con acuerdos con sus países de origen para su repatriación y también prolongando el periodo de retención administrativa hasta 90 días.

Según señaló el mes pasado el propio Collomb, durante 2017 fueron expulsadas de Francia 26.000 personas, un 14 % más que el ejercicio precedente, aunque sólo una parte de ellos fueron puestos en la frontera por la fuerza (14.000 en los once primeros meses del año).


14 Me alegra 10 Me gusta 13 Me enoja 12 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión