Fuente: Coreen Villalobos Mundo
04/03/2019

Un profundo sentimiento de inquietud siente Carmen Rodríguez, activista del grupo comunitario Sí a las licencias de Carolina del Norte, ante la posibilidad de aprobación de la HB 370.
En entrevista exclusiva para La Conexión USA, aseguró que "este proyecto es un ataque más a nuestra comunidad, una respuesta a lo que los alguaciles de diferentes condados han hecho para cancelar el programa 287g y mantener a las comunidades de indocumentados más seguras y tranquilas".

Le preocupa que su debate está avanzando muy rápido, por lo cual invitó a la comunidad hispana a estar preparada, informada y sobre todo tomar acción.

"Definitivamente, nuestra comunidad tiene un gran poder, manifestado en las elecciones. Los legisladores, representantes, senadores y gobernador Roy Cooper tienen que darse cuenta del daño que le hacen a nuestra comunidad. No pueden desconocer la voluntad de los latinos manifestada en las pasadas elecciones", expresó.

A su juicio, el objetivo principal de los activistas de los diferentes grupos comunitarios establecidos en Carolina del Norte es lograr que el gobernador hable públicamente, emitiendo un mensaje de apoyo a los inmigrantes.

"Tiene que decir que no apoya este tipo de proyectos de ley. No es solamente la HB 370. Hay otros proyectos de ley dentro de la Cámara de Representantes y del Senado que pueden afectar a nuestra comunidad", puntualizó.

Los alguaciles se sienten ofendidos
El alguacil del condado de Wake, Gerald Baker, estuvo sentado en las sillas traseras del salón 1228, el pasado lunes, donde el Comité de Reglas y Operaciones debatió la propuesta de ley, esperando tomar la palabra cuando se abrió el ciclo de participación ciudadana.
Él, al igual que los alguaciles de Mecklenburg, Garry McFaddel; de Buncombe, Quentin Miller; y de Forsyth, Bobby F. Kimbrough, manifestó sentirse ofendido por el calificativo "sheriff de Santuario", impuesto por algunos legisladores republicanos, por cumplir su promesa electoral de no seguir órdenes de agencias federales de inmigración. Al debate no asistió el alguacil de Durham, Clarence Birkhead.
"Lo que nos preocupa es la seguridad de todos los ciudadanos, independientemente de su estatus migratorio", dijo Baker.
Por su parte, los alguaciles de Buncombe y Forsyth insistieron, durante sus intervenciones, en la justificación legal de los arrestos y en la importancia de tratar a todos los residentes de este estado con dignidad.
Según un comunicado de prensa recibido por La Conexión USA, proveniente del oficina de la Asociación de Alguaciles de Carolina del Norte, James E. Clemmons, su presidente, confirmó que no es ilegal eliminar el programa 287g en los condados y reiteró su apoyo, específicamente a las autoridades de Wake y Mecklenburg.


45 Me alegra 35 Me gusta 38 Me enoja 41 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión