Fuente: EFE
10/17/2020

Nicosia, 17 oct (EFE).- La autoproclamada República Turca del Norte de Chipre (RTNC) celebra este domingo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, en la que el actual presidente, Mustafá Akinci, defensor de una solución federal para la isla, se mide con el nacionalista Ersin Tatar, ganador de la primera vuelta y el favorito de Turquía.

El pasado domingo en la primera ronda, Tatar, líder del partido Unidad Nacional (PUN), quedó en primer lugar con el 32,35 % de los votos, seguido por el aspirante a la reelección Mustafá Akinci, que se presenta como independiente y logró un 29,84 % de votos.

En tercer lugar se posicionó el líder de centroizquierda del Partido Turco Republicano (CTP), Tufan Erhürman, con un 21,68 %, quien esta semana anunció su apoyo a Akinci para la segunda vuelta.

Erhürman aseguró que comparte "principios" con Akinci, incluso sobre "una solución federal para el problema de Chipre", en un comunicado del CTP.

Por otra parte, Tatar, hasta ahora primer ministro de la RTNC, además de por PUN será respaldado por el partido del Renacimiento, cuyo candidato en la primera vuelta obtuvo sólo el 5,36 %.

También quedaron fuera del podio en la primera vuelta el ministro de Exteriores, Kudret Ozersay, con un 5,74 %, y el líder del partido Democrático, Serdar Denktash, con un 4,20 %. Ninguno de los dos ha anunciado aún a quien apoyará mañana.

ELECCION ENTRE DOS MODELOS PARA LA ISLA DIVIDIDA

Lo que decidan los casi 200.000 electores llamados a las urnas mañana determinará la relación de esta comunidad con Turquía, que ha controlado militar y económicamente a la RTNC durante décadas.

Por un lado, Akinci es un gran defensor de la federación como solución a la división de Chipre, quiere romper con la fuerte dependencia de Turquía y durante su mandato ha tenido varios encontronazos con el presidente turco, Recep Tayyp Erdogan.

La semana pasada Akinci aseguró que él y su familia fueron amenazados por el Gobierno turco para que no se presentase a la reelección.

Mientras, Tatar es defensor de la creación de dos Estados independientes y goza de gran apoyo en Ankara, donde acudió el 6 de octubre para anunciar junto a Erdogan la apertura de parte de la playa del barrio fantasma de Varosha.

El anuncio desató protestas nacionales e internacionales, pues viola las resoluciones de la ONU, y ha sido visto como una intromisión de Turquía en las elecciones turcochipriotas.

UN NUEVO COMIENZO PARA LAS NEGOCIACIONES

El que sea elegido presidente será el líder de la comunidad turcochipriota y tendrá el papel de negociador en las conversación para la reunificación de Chipre, que permanece dividida en dos desde la invasión turca del norte de la isla en 1974.

La ONU, que auspicia el proceso de paz, anunció su intención de reanudar las negociaciones tras este proceso electoral.

Pocos días antes de esta nueva ronda electoral, Tatar defendió su idea de que un modelo de dos estados, que podría constituirse como confederación, será siempre mejor que una federación como la que se ha venido negociando durante décadas, sin éxito.

Akinci, por su parte, mantuvo que la mejor solución es una federación bicomunal, con igualdad política entre ambas comunidades, y señaló que la mejor opción es que los ciudadanos oriundos de la isla, tanto los greco como los turcochipriotas, y los llegados desde Turquía (Ankara ha ido colonizando el norte con población turca), puedan convivir "feliz y pacíficamente".

Según analistas políticos locales, la autonomía de los turcochipriotas respecto a Turquía es de momento imposible, vista la dependencia económica, y por ello Akinci insiste que la emancipación se podría lograr sólo a través una federación.

Por ello advierten que, a pesar de la clara importancia del resultado de mañana, el futuro de la RTNC no dependerá sólo de eso y Turquía tendrá mucho que decir al respecto.

La duda entre los analistas es cómo se van a comportar los electores que, aunque desean mandar un mensaje a Ankara, saben que su supervivencia económica depende de ésta y por ello un enfrentamiento abierto dañaría a la RTNC.

Muchos turcochipriotas rechazan la presión cultural desde Turquía, insisten en su carácter laico y en que no desean transformarse en un territorio islámico.

Otro factor determinante según los expertos será la participación, que en la primera vuelta se reveló muy baja con un récord de abstención. Sólo votó el 54,72 %, que los analistas atribuyen a la indiferencia y la pandemia de la COVID-19.EFE

fl/am/ig


7 Me alegra 7 Me gusta 6 Me enoja 6 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión