Fuente: Berenice Malagón
04/19/2017

Raleigh, N.C. 18 abril 2017-Aunque los partos asistidos en casa han existido desde la antigüedad y se siguen realizando en nuestros días, las razones por las que algunas mujeres indocumentadas en Carolina del Norte están dando a luz sin supervisión ni capacitación en sus hogares es motivo de alerta y reflexión para las autoridades locales.  "Por el miedo a ser deportadas si van a un hospital, muchas mujeres están teniendo partos en casa y no solo eso, se están privando y privando a sus hijos de las revisiones médicas que les corresponden", comenta en entrevista para La Conexión, Carla Mena, Presidenta de la Alianza Latina Pro Educación en Salud (ALPES).
Cómo afecta el miedo a la deportación?
SALUD:
"El miedo a que la información personal sea compartida con autoridades de inmigración es otro de los factores por los que los padres de familia están retirando a sus hijos de programas como Women, Infants, and Children (WIC)" de acuerdo a lo que señala Mena. "Un representante de WIC nos ha compartido en una sesión informativa que por miedo y desinformación algunas personas piden que saquen a sus hijos del programa, a pesar de que sus hijos tienen derecho a ello por ser ciudadanos".
El miedo a la deportación está impactando también en el aspecto psicológico en los niños, Peter J. Morris, un reconocido pediatra habló para La Conexión del Estrés Tóxico. "El estress tóxico derivado del miedo que provoca estar expuesto a una deportación, afecta el desarrollo del cerebro de los niños pues tienen que lidiar con miedos, ansiedad y depresión derivados de la inestabilidad e inseguridad de la que son presa ellos o sus padres".
En el mismo plano, también coinciden Lilli Man y Jorge Alonzo, ambos del Departamento de Ciencias de Salud Pública de la Escuela de Medicina de Wake Forest, quienes a través de un estudio titulado: Impacto de las políticas locales de inmigración en la salud pública, buscaron entender cómo la aplicación de la ley de inmigración afecta el uso de los servicios de salud pública entre los latinos inmigrantes del estado. "Los participantes reportaron poca utilización de los servicios, confusión acerca de la elegibilidad y un temor paralizante que ponía en peligro su salud física y mental en general" señala el estudio. 
"No encontramos diferencias estadísticamente significativas en el uso de la atención prenatal antes y después de la implementación del 287 (g), pero sí encontramos que, en comparación con las no latinas, las latinas buscan atención prenatal más tarde, tienen menos visitas y son menos propensas a recibir atención. Más de 90 líderes de salud pública de 13 condados, incluyendo personal de salud pública, proveedores, miembros de la comunidad, representantes de organizaciones e investigadores académicos, participaron en el foro", comenta Man.
EMPLEOS:
Aparentemente, también el miedo a ser deportados está afectando en el sistema laboral. Un coordinador de obra, quien nos ha pedido mantener en el anonimato su información ha asegurado que están teniendo problemas para encontrar personal para la construcción: "el número de trabajadores principalmente hispanos ha disminuido. Es difícil encontrar gente tan aguantadora y bien hecha que tenga papeles. Tienen miedo a trabajar con permisos falsos o que llegue la migra".
El empleo para los que cuentan con la Acción Diferida para los Llegados en la Niñez, (DACA) por sus siglas en inglés también ha disminuido de acuerdo a Mena, "hay reportes que indican que las renovaciones de DACA se están demorando, lo que ocasiona que muchos de sus beneficiarios estén perdiendo empleos. Algunos procesos han tomado 1 mes y otros más de 9 meses sin explicación aparente, lo que lleva a la gente a perder su trabajo".
EDUCACIÓN:
Al parecer el miedo es un factor determinante para que la comunidad inmigrante indocumentada esté privándose de servicios básicos de salud, pero también de educación. De acuerdo a Holly Hardin, maestra del Condado de Wake "los niños están faltando a la escuela porque saben que otros niños han sido detenidos en las paradas de autobuses y otros niños ni siquiera fueron registrados ya que las familias temen que el sistema escolar pueda entregar su información a personas equivocadas".
Mena tiene 16 años radicando en Carolina del Norte y para ella las políticas de inmigración en el estado no han cambiado tanto. "Más bien hay un cambio en la manera en la que la gente percibe cómo estas leyes nos afectan y en que la población ahora se da cuenta de que hay inmigrantes indocumentados en el estado debido al foco que ha colocado el presidente Trump sobre esta comunidad" y añade: "las leyes se endurecieron desde el 2007, cuando se estableció como requisito tener un número de seguridad social para poder sacar una licencia de manejo. Desde entonces hemos estado en la lucha para que esto no sea así. Ya van a ser 10 años y seguimos pidiendo lo mismo. Se sigue viendo que hay perfil racial por parte de los policías." 
"El miedo (a la deportación) siempre ha estado ahí, pero ahora el miedo constante ha regresado y nosotros como ALPES estamos tratando de recabar toda la información posible para poder mantener a nuestra comunidad informada". 

No al miedo, sí a sus derechos.
-Exiga la confidencialidad de sus datos. Todas las organizaciones de salud y sin fines de lucro tienen la responsabilidad de no compartir su información a menos que usted esté tratando de atentar contra su vida o la de su familia.
-Tiene derecho a asistencia médica. No pierda sus revisiones médicas ni prive a sus hijos de ellas, esto No causará su deportación.
-Si tiene miedo de ir a la corte o acercarse a la policía a denunciar por temor a ser deportado, acuda al Centro de Justicia de Carolina del Norte, ellos hablan español, (9198562570). No se deje sorprender por notarios o pseudo-abogados. 


43 Me alegra 44 Me gusta 44 Me enoja 45 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión