Fuente: EFE
09/09/2017

Estambul, 9 sep (EFE).- La selección española afronta ante la de Turquía, en los octavos de final del Eurobasket 2017, la primera de las cuatro finales a las que aspira para poder renovar el título de campeón conseguido hace dos años en Lille (Francia).

El equipo español llega invicto al primer cruce decisivo del campeonato, con moral, con buenas sensaciones y con una teórica superioridad sobre una Turquía que parece falta de recursos, sobre todo bajo los aros, y que tiene en el factor local uno de sus mayores peligros.

Las ausencias de ambas selecciones son importantes, pero la selección española las ha asumido mejor como ha demostrado en la fase inicial disputada en Cluj (Rumania). Sin Sergio Llull y tras la lesión de Álex Abrines, en el primer partido del Europeo ante Montenegro, el resto de jugadores han dado un paso adelante para suplir las carencias.

Menos fortuna han tenido los otomanos, a los que se les han acumulado las bajas entre sus hombre altos. Sin Enes Kanter, ausente por problemas políticos con su gobierno que le acusó de terrorismo, y sin Ersan Ilyasova y Omer Asik, que prefirieron descansar para afrontar la próxima temporada en la NBA, Semih Erden se ha quedado demasiado solo.

Tampoco estará el estadounidense Bobby Dixon, nacionalizado turco, que se cayó a última hora del equipo del entrenador, desde principios de año, Ufuk Sarika.

El equipo español, por el contrario, mantiene el bloque, pese a las bajas, y parece muy superior en la lucha por los rebotes con Pau y Marc Gasol y Willy Hernangómez, como principales protagonistas.

Pese a todo, en el seno de la selección se hace una llamada a la prudencia. Turquía jugando en casa y alentada por su enfervorizado público siempre es una amenaza digna de tenerse en cuenta.

Los turcos tienen un gran poder anotador desde el exterior y si entran en racha pueden ganar a cualquier equipo. De ahí que el capitán español, Juan Carlos Navarro, pusiera el acento en "mantener el orden del partido".

"Ellos intentarán desordenar el partido para que no podamos hacer nuestras jugadas, pero si se lo impedimos nuestro hombres altos pueden hacerles daño", dijo.

Cedi Osman y Melih Mahmutoglu son los principales soportes del juego ofensivo turco, por lo que la defensa española volverá a ser fundamental en este sentido.

En ataque, el juego español ha demostrado tener muchos puntos y diversificados, toda una garantía. Aunque lo mejor es tener paciencia y tranquilidad para poder desarrollar el partido adecuado a los intereses de todos.

España sabe que es superior, pero también que tiene que demostrarlo y que ya no hay red. Es la primera de las cuatro finales que quiere disputar en Estambul en el Eurobasket 2017.


15 Me alegra 15 Me gusta 14 Me enoja 14 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión