Fuente: EFE
02/08/2018

Filadelfia (EE.UU.), 8 feb (EFE).- La gran celebración de los aficionados de los Eagles de Filadelfia por su triunfo en el Super Bowl LII llegó hoy a las calles del centro de la ciudad, que fue tomada por cientos de miles de personas para vitorear a sus nuevos ídolos deportivos.

El gran sueño de los aficionados se vio cumplido cuando el domingo los Eagles derrotaron de manera sorpresiva por 41-33 a los Patriots de Nueva Inglaterra en el partido del Super Bowl que se disputó en el U.S. Bank Stadium de Minneapolis y pusieron fin a una espera de 58 años.

La celebración después de tanta espera mereció la pena para que desde altas horas de la madrugada algunos acamparan en automóviles y edificios de oficinas e incluso en tiendas de campaña para asegurarse que podrían ser testigos de la celebración de los nuevos campeones del Super Bowl.

Tampoco las bajas temperaturas y los vientos gélidos fueron impedimento para que los aficionados se asegurasen un puesto en el recorrido de más de 7,5 kilómetros que hicieron todos los componentes del equipo de los Eagles con su dueño Jeffrey Lurie a la cabeza, que comenzó cerca del estadio del equipo, el Lincoln Financial Field, y concluyó en las escaleras del Museo de Arte.

Las mismas que corrió el actor Sylvester Stallone, que representó el papel del boxeador Rocky Balboa, en la histórica saga de películas de "Rocky".

Junto a Lurie, en el mismo autobús que encabezó el desfile, también se encontraban los mariscales de campo Nick Foles, Carson Wentz y Nate Sudfeld.

Lurie sujetaba un letrero en el que se podía leer "Thank You Fans" (Gracias Aficionados), mientras que Foles, ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) frotaba el trofeo Vince Lombardi de campeones del Super Bowl LII.

Los aficionados presentes en el desfile también pudieron disfrutar de un momento especial cuando el entrenador en jefe de los Eagles, Doug Pederson, que hizo su debut en el Super Bowl y superó al legendario Bill Belichick, de los Patriots, decidió bajarse del autobús para generar otra sorpresa.

Esta vez no fue en el campo con sus movimientos tácticos sino que sujetó el trofeo Vince Lombardi y se fue con él hacia los aficionados para que pudiesen tocarlo y tenerlo cerca, lo que generó un auténtico delirio.

Algunos jugadores de los Eagles lanzaron camisetas a los aficionados a lo largo del desfile, mientras que otros como el centro titular Jason Kelce, quien iba disfrazado, siguió el ejemplo de Pederson y caminó durante el trayecto para saludar de mano a algunos aficionados.

Los organizadores confirmaron que esperaban a más de dos millones de personas, las que salieron a las calles de Filadelfia para participar en la celebración del desfile.

El cierre de escuelas, museos, tribunales, oficinas de gobierno e incluso el zoológico de Filadelfia fueron cerrados para que la ciudad pudiese celebrar el gran triunfo sorpresa que consiguió el equipo.

Algo así no se daba en la ciudad desde el 2008 cuando los Filis de Filadelfia, equipo de béisbol de la Liga Nacional, ganó la Serie Mundial y también hubo cerca de un millón de personas que celebraron el triunfo.

Mientras que el sentir general de los aficionados hace una semana era que no estaban convencidos de que en sus vidas tendrían la oportunidad de ver ganar un Super Bowl a los Eagles, ahora su preocupación es si habrá una segunda.

Por eso nadie quiso perderse la primera, que ya es histórica.


52 Me alegra 47 Me gusta 51 Me enoja 54 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión