Fuente: Tamara Zurita Riquelme
02/13/2020

(Ser autónomo se refiere a ser capaz de realizar acciones por sí solo)

Trabajo de los padres: dele tiempo, no lo apure ni interrumpa, no haga las cosas por él o ella. Deje que lo intente, a menos que esté en riesgo su integridad.

Ejemplo:

Bebés de 0 a 3 meses:
Permite que tu bebé rapte por tu cuerpo hasta que llegue a tu pecho.
Deja libre las manos de tu bebé (sin guantes ni mitones) para que toque tu piel y la piel de su padre.
Si tienes la oportunidad, permite que tu bebé pueda "nadar" en aguas tibias.
"Ejercita" sus reflejos. Si bien los reflejos son reacciones automáticas de tu bebé, siempre es bueno poder ejercitarlas y observar ya que su ausencia puede representar problemas neurológicos. Algunos reflejos van desapareciendo a medida que van creciendo.

Algunos de estos reflejos son:

Girar su cabeza hacia un lado y otro cuando lo acuestas y deja sus manos estiradas a su lado con las palmas hacia arriba (desde el nacimiento hasta los 3 meses aproximadamente).

Reflejo prensil: Si tocas el centro de la mano de tu bebé o pones un pequeño objeto, él cerrará su mano tomando lo que has puesto (desde el nacimiento hasta los 6 meses aproximadamente).

Prensión de los pies: cuando tocas la parte de arriba del pulgar de los pies, flexionará todos sus dedos (desde el nacimiento hasta los 9 - 12 meses).

Reflejo de equilibrio: Cuando tomas a tu bebé de un costado, este encogerá la pierna de arriba mientras que estira la otra pierna dejándola "colgar".

Reflejo de Galant. Cuando al pasar la mano por la parte baja de la espalda y hacia los lados del bebé, se observa que él arquea ligeramente el cuerpo hacia arriba y hacia los lados. Puede durar hasta el año de nacido.

Reflejo de Búsqueda. Cuando se toca o acaricia los labios de la boca del bebé, él vuelve la cabeza y abre la boca para seguir o buscar en la dirección del contacto. Eso ayudará al bebé a encontrar el pecho para alimentarse.

Reflejo de Arrastre. Cuando el bebé esté colocado boca abajo, intentará mover sus piernas para avanzar gateando. Se puede ayudar colocando los pulgares bajo los pies del bebé. Le servirán de apoyo (hasta los tres meses de vida aproximadamente).

Reflejo del Gateo: Cuando al poner el bebé acostado sobre su barriguita y en una base sólida y segura, se puede notar que automáticamente él se pondrá en posición de gateo. Suele aparecer por los 6 o 7 meses hasta que empieza a caminar.

Reflejo del Paso: Cuando al tomar el bebé alrededor de su estómago (barriga, vientre) sujetándolo por debajo de sus axilas y tratando de ponerlo de pie, el bebé empezará a realizar movimiento como si estuviera dando sus primeros pasos al tocar sus pies a una base sólida. Así empieza el proceso para que el bebé aprenda a caminar.

Bebes de 3 a 6 meses:
  • Permite que trabaje todos sus sentidos.
  • Que toque diferentes superficies.
  • Que huela diferentes aromas.
  • Que escuche diferentes melodías.
  • Que pruebe diferentes sabores (al llegar a los 6 meses, con la introducción de la alimentación complementaria).
  • Que tome sonajeros con una y dos manos.

Niños de 3 a 6 meses:
  • Estimular sus cinco sentidos.
  • Deje que intente tomar objetos con sus dos manos.
  • Permita que se ponga en posición boca arriba y boca abajo (por periodos breves) y que tome objetos que se encuentren en su entorno inmediato.
  • Jugar a guardar sus juguetes en recipientes.
  • Jugar a guardar sus pañales en una cajonera.

Niños y niñas mayores de  1 año:
  • Deje que intente tomar objetos que le llamen la atención.
  • Deje que intente sacarse la chaqueta o ponérsela, que suba y baja cierres, que intente abotonar y desabotonar, que intente abrir diferentes tipos de cerraduras.
  • Déjelo preparar algún alimento sencillo.
  • Permita que barra o limpie con su compañía.
  • Permita que juegue a limpiar las ventanas con agua y un paño.
  • Trabaje técnicas de respiración, asistan a clases de yoga madre - hijo.
  • Desafíelo para que realice acciones por sí solo, cada vez de manera más compleja (con cuidado de no frustrar al niño si es que este desafío es muy alto para él o ella) y resguardando que no signifique un riesgo para su salud.

Aprendizaje para la vida del niño (a):
  • Yo puedo, yo soy capaz.
  • Yo debo ser perseverante.
  • Si después de haberlo intentado, no puedo,  está bien si pido ayuda.
  • Cada uno tiene su propio ritmo, uno lo hace más rápido y otros más lentos.
  • Si ya pude, puedo ayudar a otros.
  • Si un niño no puede hacerlo yo puedo ayudarlo. Y él me podrá ayudar cuando necesite ayuda.



27 Me alegra 25 Me gusta 26 Me enoja 25 No me gusta

2016 HR2M WebSolutions LLC - ALL RIGHTS RESERVED
LaConexionUsa POBOX 228

Bienvenido a LaConexión